A Holanda no le sobró nada ante Australia

Robben_Holanda_Australia

MartinFernandez_columnistas_DPEra muy esperado este partido, porque  Holanda había goleado a España,  y  Australia, que había caído ante Chile, si perdía, preparaba las valijas para volver a su país.

Y así fue, perdió 3 a 2. Pero sería una injusticia, no destacar los méritos del equipo australiano a pesar de la derrota.

Australia jugó, como se debe jugar una final, porque para ellos fue una final.

Desde el inicio, le complicó el partido a Holanda, con cosas que son muy simples para comentarlas, pero difíciles de aplicar. Orden, esfuerzo, solidaridad, capacidad técnica y perseverancia. Ser fiel a un objetivo. No querían volver a su país, después del partido.

Puso todo eso en la cancha y no le alcanzó para ganar o empatar (resultado que también se pudo haber dado).

Con su juego, anuló durante casi todo el partido a los “dos fenómenos” (que lo son) pero lo fueron menos, e igual convirtieron un gol cada uno. Pero no tuvieron los espacios que le regalaron, los españoles en el cinco a uno.

Justamente Robben  a los 20, con su ya clásica, entrada de derecha a izquierda, llegando al área, dispara, cruzado,  abajo y gol. Un minuto después el empate de Australia, que para los que jugamos al fútbol no es habitual ver. Pelota bien cruzada, de derecha a izquierda, alta, lo pasa al defensor y Cahill, sin que pique saca un zurdazo fuerte, que pega en el travesaño, pero entra.  Empate inesperado, pero justo.

Los punteros de Australia,  que tenían el 7 y el 11, jugaban como punteros, abiertos  y  hábiles los dos, y  complicaron a la defensa en más de una oportunidad.  Robben y Van Persie, no recibían la pelota. Es más, Robben bajaba para buscarla y el equipo holandés, ni lucía, ni parecía que pudiera hacerlo.

Salió  Bresciano (que había jugado muy bien por la izquierda) y entro Bzanic. Y en Holanda entró el jugador que le cambió la cara al equipo: Memphis. Jugó  por la izquierda y movilizó a sus compañeros, principalmente a Schneider, que hasta ahí estuvo ausente.

Iban 10m y llegó una vez más Australia por la izquierda, centro al área, pegó en el brazo del defensor. Penal y gol de Jedinak: 2 a 1

A los 13 m. buena combinación del 21 con Van Persie y este no perdonó.  2 a 2

Con el empate., el partido se hizo de ida y vuelta y el cansancio en los jugadores no se notaba.   Siguió  volcando el juego por la izquierda Holanda, creando ya peligro, mientras que Robben , por la derecha esperaba , sin que le llegara la pelota, y cuando le llegaba, tenía uno o dos encima y eso lo fastidiaba.

Holanda  después pasó por su mejor momento,  jugando en ataque muy bien y se veía venir el tercero. Disparo del mediocampista  Depay, desde afuera del área y  3 a 2.

Ahora sí, recién a diez minutos para el final se empezó  a notar la superioridad de Holanda.

Muy digno, lo de Australia, que no se quería ir del mundial. Igual, se fue, a pesar de este gran partido que jugó.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.