¿Quiénes son para juzgar a Del Potro?

delpo_homenaje_tandil

Juan Martín del Potro decidió no jugar la Copa Davis durante 2013. «Tengo objetivos importantes en el circuito», se justificó, más allá de sus claros roces con el capitán Martín Jaite.

De allí en más, se produjeron una catarata de reacciones. Los que alguna vez jugaron al tenis fueron los más sensatos a la hora de declarar. «Me parece perfecta la decisión de Del Potro», dijo el subcapitán de la Davis, Mariano Zabaleta. «Los jugadores utilizan el calendario como les gusta», sentenció el enorme Guillermo Vilas, quien tampoco ganó la Davis.

Pero lo más curioso es lo que se dio en el común de la gente, y hasta en algunos periodistas. Acusaron a Delpo de “traidor a la patria”, de hereje, de vendepatria, y de otras exageraciones tan ridículas como infundadas. Y lo triste es que, en general, son los primeros en subirse al carro de los triunfos…

Fueron tan exageradas esas palabras, que hasta Juan Martín acusó recibo. “Ganar más Grand Slams o una medalla olímpica también es representar al país”, volvió a justificarse, aún cuando no tenía necesidad de hacerlo. Y luego terminó de entenderlo: «No puedo conformar a todos».

A aquellos que critican actitudes ajenas se les pregunta:

  • ¿Quiénes son para juzgar a Del Potro?
  • ¿Por qué no disfrutan de ser contemporáneos del que a los 24 años se convirtió en el tercer mejor tenista argentino de la historia, y que sueña con ir por más?
  • ¿Por qué no apoyarlo en su búsqueda por ser el número uno del mundo y de ganar mas Grand Slams, lo logre o no?
  • ¿Por qué volver a cometer el error de siempre, el de minimizar a los deportistas argentinos, aún cuando estos dejan todo por ser lo mejor que puedan ser?
  • ¿Por qué minimizar lo que logró y lo que logrará Delpo porque en pos de eso tal vez no le da prioridad a la Davis, esa Copa que NINGÚN ARGENTINO ha ganado aún?
  • ¿Haremos con Del Potro lo mismo que con Reutemann y con Sabatini, léase minimizar sus presentes para luego agrandarlos una vez retirados?

Una vez leí en internet un cartel brillante, que estaría ubicado en un club: “Si quiere un campeón en la familia, entrénese. Mientras tanto, deje que su hijo juegue feliz». Lo adapto a esta cuestión: “Si quiere que la Argentina gane la Copa Davis, entrénese. Mientras tanto, deje que Del Potro tome las decisiones que quiera con su vida profesional”.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.