Cortocircuito II

Era previsible.

Cualquiera que conoce aunque más no sea un poquito, sabía que esto podía suceder.

Ante la insistente negativa de Julio Grondona a que Oscar Ruggeri forme parte del cuerpo técnico de la Selección Argentina, Diego Maradona se tomó unas semanas para contestar, y fue claro: «Si Ruggeri no viene, tampoco Humbertito Grondona«, en relación al hijo del titular de la AFA, que hace unos días declaró, muy suelto de cuerpo: «Bilardo me necesita«.

Los lectores de siempre de Dame Pelota saben que Ruggeri es uno de los personajes «castigados». A mí manera de ver (otros tienen todo el derecho a opinar lo contrario), no es un buen entrenador, y ha coleccionado fracaso tras fracaso desde que colgó los botines, época en la cual se cansó de dar vueltas olímpicas, tanto en cada equipo que integró como en la Selección.

Sin embargo, en este caso la balanza se inclina en favor a Ruggeri. El presidente de San Lorenzo, Rafael Savino, acusa al «Cabezón» de haber traicionado al club que preside, por exigir el pago de una deuda que el Ciclón mantiene con el entrenador. Pero eso no está mal, sino que es lo que corresponde.

Lo que ocurre es que en muchísimas empresas (clubes y no clubes, argentinas y extranjeras) consideran una traición cuando un empleado reclama lo que le corresponde. A Ruggeri lo echaron, y Savino no quiso (no quiere) pagarle lo que por contrato habían establecido. Un mamarracho. Ahora, ante la presión de Savino con renunciar a su cargo en la AFA si Ruggeri va a la Selección, Grondona le bajó el pulgar al ex capitán de la albiceleste.

Por si no quedó claro, no es la intención de este post incentivar el ingreso de Ruggeri al cuerpo técnico de la Selección. Ni su capacidad como DT ni su experiencia le permiten siquiera ser tenido en cuenta. Pero como decía mi profesor de matemática, no hay que mezclar chauchas con portaaviones.

Será cuestión de ver como sigue el round entre Grondona y Maradona, en una discusión que parece interminable. Lo cierto es que ninguno de los dos quiere dar el brazo a torcer. Diego insiste con Ruggeri, y el pope de la calle Viamonte quiere meter a su hijo en la Selección.

¿Quién ganará? ¿Quién perderá?

Invito a los lectores a que opinen sobre esta situación. ¿Quién tiene razón? ¿Ruggeri? ¿Savino? ¿Maradona? ¿Julio Grondona?

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

5 comentarios en «Cortocircuito II»

  • el 2 marzo, 2009 a las 10:22
    Enlace permanente

    Los cortocircuitos empiezan por la diferencia de proyectos entre DAM y CSB . Una pregunta que debiera empezar a responderse es, cuál debiera ser o será el impacto de este fracaso en el proyecto “generación 86” ideado por CSBilardo y promovido por los Grondona Jrs.
    Habrá que aceptar entonces que muy posiblemente no pase nada. Batista seguirá en el cargo, pese a su mala gestión, patentizada especialmente por la comparación con la era Peckerman.
    Para entender esta realidad, hace falta revisar el discurso del inefable Bilardo, quien siempre despreció los éxitos de Peckerman y cia diciendo que no sirven para nada si no se es campeón en mayores.
    Tal exabrupto solo se explica en los fiascos de su gestión (delegada en Pachame) al frente de los juveniles, nunca peor hasta la llegada de Batista.
    Con Basile herido de muerte por el vedetismo de los jóvenes europeos, antes que don Julione ocupara el cargo con una nueva sorpresa ajena a los intereses, por ejemplo Bianchi, sus hijos entendieron que la única salida viable era arreglar las diferencias de papá con el doctor y conseguir una pantalla decorosa para el cargo de DT acorde a sus expectativas.
    El proyecto que Bilardo viene promocionando antes de la llegada de Bielsa y Peckerman a la selección mayor, solo era posible si se copaba todas las categorías, por eso la no renovación a Tocalli, por eso el “mutis por el foro” de Nestor Jose, por eso el despido de Fillol
    Así entonces, el plan Bilardo-Grondona Jrs, estaba en marcha pero era impresentable en sociedad. Todos y cada uno de los delfines bilardistas, empezando por Ruggeri, habían ido fracasando irremediablemente en sus clubes. Necesitaban un mascarón de proa para que la cosa funcione.
    Maradona en aquellos días deambulaba jugando al papi futbol por plata y por tv, sin aparente proyecto de vida claro. Pese a su imprevisibilidad Maradona entrega las prestaciones requeridas casi idealmente: es fácilmente manejable en lo futbolístico por Bilardo, tiene una imagen polémica pero aglutinante y el naipe de la dirección técnica del seleccionado es el único que todavía no jugó.
    La selección está ahora en manos de una banda donde disimulados detrás de Maradona se esconden los hijos de Don Julione y Bilardo comandando a la mencionada “generacion del 86″.
    Cada cual atiende su juego. Los Grondonas hacen su negocio económico con sus amigos representantes y traficantes de jugadores, avanzan en el copamiento de la sucesión en la AFA y Bilardo da rienda suelta a su mesianismo futbolero, peleando una nueva batalla de su interminable y anacrónica guerra con Clarín-Menotti.
    En su rol, también es un idiota útil a los intereses más espurios que se mueven en el futbol.
    La mesa está servida para el festín de los de siempre, lo único que puede arruinar el estofado es, justamente el botín. ¿qué pasará si la selección no soluciona con juego de conjunto la egocéntricas individualidades europeas?¿qué excusa expondrán si se sigue jugando igual de mal que con Basile? ¿Cuántos fracasos adicionales al del sub20 soportará el proyecto de los Grondonas?
    Más allá de las eliminatorias, estos parecen ser los partidos más importantes que jugará el futbol argentino durante el 2009.

    Respuesta
  • el 28 febrero, 2009 a las 22:14
    Enlace permanente

    No es tan simple como lo planteas el tema de Ruggeri. En el Apertura 2006 San Lorenzo cosechó resultados históricos (negativos), entre los q se recuerdan las goleadas ante Boca y River y la eliminación de la Sudamericana.
    En aquel entonces, la situación del Cabezón en el Ciclón no daba para más, más teniendo en cuenta como estaba todo el público. Qué hizo Ruggeri en lugar de renunciar ? Se quedó para q lo echaran y así cobrar toda la guita de un despido. Un verdadero mercenario.
    Bajo mi concepto de honestidad (algunos dirán q soy un boludo, pero yo me quedo tranquilo con mi conciencia) si yo me quiero ir de mi trabajo me voy, no me quedo hasta q me echen para cobrar un despido.
    Después vale aclarar q esta dirigencia de San Lorenzo (q es un desastre) se hizo cargo de la deuda q se tenía con Ruggeri desde la época de Miele. SL se atrasó en la última cuota, y ahi el cabezón pidió la quiebra.
    Por último, SL ya le pagó a Ruggeri todo lo q le debía, no mantiene una deuda con un tipo q esperemos no vuelva nunca más a pisar el club azulgrana.

    Respuesta
  • el 26 febrero, 2009 a las 13:18
    Enlace permanente

    Savino es la excusa que encontró Grondona para evitar que Ruggeri vaya a la Selección, de ninguna manera la causa principal.
    Por otro lado no estoy de acuerdo que Maradona tenga el ‘derecho’ de elegir a sus colaboradores. Es un tema que debe arreglarse previamente entre el que contrata (la Afa) y el contratado (Maradona). Maradona (y los DT de clubes en general) vienen a ser lo que un ministro en el gobierno. Toman decisiones, proponen políticas, pueden llevar o no a su gente,etc pero siempre bajo el mandato del que los puso ahi (presidente ya sea de la Nación, de la AFA o del club que sea).
    Por último quiero acotar que me tienen los huevos al plato con la ‘Generación del 86’ como si ganar una Copa del Mundo los hiciera automáticamente buenos técnicos.
    Saludos

    Horacio

    Respuesta
  • el 26 febrero, 2009 a las 1:35
    Enlace permanente

    No se quien tiene razon, pero estoy seguro que el unico que no miente es Diego.

    Abrazo.

    Espero que vayas por la revancha en nuestra liga de el gran DT.
    Se llama «La liga de Tm 2»

    Respuesta
  • el 25 febrero, 2009 a las 15:09
    Enlace permanente

    A ver, Diego es el DT y tiene derecho a elegir sus colaborades, al margen de que coincido con vos en que el cabezón es un fracaso como dt y ya debería haberse dado cuenta de que no sirve para ese laburo … pero si Diego lo elige, es su decisión y punto y no debería pesar que haya tenido o tenga un litigio con un exjefe.
    Pero como la vida es así, dista de ser un mundo ideal, tienen preeminencia el egoísmo, los egos personales, el autoritarismo y el nepotismo y todos lo tomamos como si fuera lo «normal» y no hay que quejarse por ello. Bien por Diego por plantarse y seguir siendo un rebelde, aunque más no sea fuera de la cancha.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.