Huevo huevo huevo

El equipo de San Antonio debía ganarle anoche a los Hornets en New Orleans, si quería ganar la durísima serie 4-3 y pasar a la final de la Conferencia Oeste, donde Los Angeles Lakers esperaban rival.

Por eso, porque la hazaña no era nada fácil. Emanuel Ginóbili no sólo usó su clásico su traje de jugador lujoso, hábil, vistoso, sino que además se disfrazó de Blas Giunta, de guerrero camboyano, de gladiador.

Su entrega fue total. Metió 26 puntos, fue el goleador del partido, contagió a sus compañeros, jugó cuando había que jugar, pero también peleó cuando había que hacerlo. Siempre con armas leales. Imponiendo presencia con su cuerpo, y autoridad con su goleo. Y, lógicamente, su equipo ganó 91-82 y pasó a la final de la Conferencia Oeste.

San Antonio Spurs no es sólo Manu Ginóbili. Sería falaz esa afirmación. Sin embargo, en el partido de anoche se vio al mejor Manu, ese que le permite a toda una ciudad soñar con un nuevo anillo en la prestigiosa NBA (a pesar de que la serie ante los Lakers de Kobe Bryant y Pau Gasol será una final anticipada), y que también ilusiona al pueblo argentino con un bicampeonato olímpico en Beijing.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

2 comentarios en «Huevo huevo huevo»

  • el 20 mayo, 2008 a las 22:12
    Enlace permanente

    Es cierto, grandísimo -Díaz dixit- Ginobili. Ser el goleador en un partido como ese y, además, pese a haber tenido un relativamente bajo porcentaje de efectividad, habla de la personalidad y -lo que en buena medida es lo mismo- de la calidad de Manu.
    También es cierto que los Spurs no son solo Ginobili sino un equipazo. Como soy/fui arquero, full back y líbero, aprecio muchísimo la tarea de Oberto, enorme en su labor de defensor y -¿cómo se dice?- cortinador?
    Qué finales con los Lakers! Un amigo decía «el talento individual -por Bryant, sobre todo- contra el talento colectivo». ¿Te parece?

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.