El triste presente de Boca y de River

river_cabizbajo

Son momentos complicados para River y Boca.

Ambos juegan muy mal, no tienen un patrón de juego y, como muchas veces sucede, ocurre lo lógico: pierden, están lejos de los líderes en el Apertura, fueron eliminados en primera ronda de la Copa Sudamericana (donde fueron invitados por última vez y desde 2010 deberán ganarse el derecho a participar en la cancha, como corresponde) y peligra su participación en la próxima Copa Libertadores.

Pareciera que entre los dos compiten a ver a quién le va peor. Boca arañó un empate 2-2 de local con Argentinos en la primera fecha, y poco después River cayó en Banfield 2 a 0.

En la segunda, River celebró una apretada victoria 4 a 3 en el Monumental frente a… Cacharita, equipo que acaba de ascender y perdió los cuatro partidos que disputó hasta ahora. Boca no quiso ser menos y sorprendió a Lanús en el sur: 2 a 1

Para la tercera fecha, se vinieron los rosarinos: Boca sumó de vuelta un punto como local ante Newell´s, y River no quiso ser menos y dio lástima en el 1-2 ante Central en Rosario.

boca_cabizbajo

El fin de semana pasado también hubo acuerdo: Boca cayó cómodamente en Tucumán frente a Atlético 2 a 0, y River fue otra vez una sombra y apenas igualó 0 a 0 con Colón en Núñez.

En el medio, lo dicho: la temprana eliminación de la Sudamericana. Y aunque a ambos les tocó enfrentar a equipos formados y sólidos, no es excusa para jugar mal.

Boca igualó una vez más como local 1 a 1, y en la revancha anduvo algo mejor (sobre todo Abbondanzieri, que tuvo una gran noche en Liniers) pero igual cayó 1 a 0 y se despidió. River fue más parejo: perdió los dos partidos con Lanús 2-1 en Núñez y 1 a 0 anoche en el sur.

Ante esta realidad, sólo resta saber en qué condiciones llegarán a la fecha 10, cuando ambos se enfrenten en el Monumental.

También será motivo de análisis saber si ese partido será clave para el futuro de alguno o ambos técnicos, si es que la presión mediática (la cual no se comparte desde este espacio,desde donde alguna vez se propuso que los técnicos no puedan cambiarse en la mitad de los torneos, pero lamentablemente existe) no se los «come» antes.

Resulta interesante el papel de los medios. La mayoría, salvo excepciones, cuestiona con dureza a Gorosito casi desde que asumió, pero mira para otro lado antes de hablar mal de Basile, trasmitiendo el pésimo inicio de temporada 2009/2010 de Boca al plantel, como si el Coco no fuera el resposable de que el equipo no juega a nada, a pesar de ser el mejor plantel de la Argentina y el que mejor se reforzó. Sin ir más lejos, cualquier hincha xeneize sensato podría reconocer que este equipo juega peor que el conducido técnicamente por Carlos Ischia.

Para resumir la idea: todos los males de River (equipo en formación, plagado de juveniles y con el manotazo de ahogado de recurrir a Ortega, Gallardo y Almeyda) son culpa de Gorosito. En cambio, el pésimo desempeño de Boca (equipo con una base de jugadores históricos, con incorporaciones de importancia y juveniles más que prometedores) es un problema interno del plantel, y no es culpa de su técnico.

El debate queda abierto para los lectores, para saber su opinión y para comprender por qué a los dos equipos más grandes de la Argentina les va tan mal futbolísticamente hablando.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

7 comentarios sobre “El triste presente de Boca y de River

  • el 21 septiembre, 2009 a las 17:31
    Permalink

    Concuerdo con el hijo del caballo parlante.

    Y añado que en el caso de Boca es increíble que no le den más oportunidades a Gaitán y otros juveniles del club que han demostrado que pueden jugar, y los ponen diez minutos. Si hay lío entre Palermo y Riquelme, como se dice, no me extrañaría que eso tenga origen en la profesionalidad de uno y la displicencia del otro, y eso arrastre a los demás jugadores.

    Hoy, Boca y River son los dos grandes que peor están: simplemente, no sólo juegan mal, que eso va por rachas, sino que no nos demuestran a los hinchas que puedan hacerlo bien. Boca no arma el mejor equipo que puede presentar, y algunos no tienen ganas de jugar. River directamente es un mix entre calesiteros decadentes y jóvenes incapaces o zonzos. Racing es un espanto, pero Caruso los hará zafar del descenso sin mayores pretensiones: lo único que intentan en meter a los rivales en su juego horrible, parecido al del Nacional B, y hasta ahora les salió, salvo en la primera fecha con Central, que les ganó con un gol de Bundesliga. Cuando les toque Estudiantes o Banfield, seguramente perderán otra vez, pero mientras van tirando. Independiente y San Lorenzo tienen buenos jugadores y dos ideas totalmente opuestas acerca de cómo jugar (tocando y que Dios nos ayude en defensa, el Rojo, asegurando el cero y atacando si alguna vez nos acordamos cómo era, los del Ciclón), pero a la larga hasta pueden llegar a hacer buenos partidos o reaccionar si están en desventaja.

    Respuesta
  • el 21 septiembre, 2009 a las 13:08
    Permalink

    Varios apuntes acerca de este par de equipos:

    1. Gary Medel es un compadrito correcaminos de los que se consiguen en cualquier potrero argentino. Si los bosteros gastan plata en traer de otro país a un tipo así, es evidente que quienes dirigen a Boca, de fútbol, mucho no entienden.
    2. ¿Hasta cuándo vamos a seguir viendo groseros ‘errores’ a favor de Boca en su cancha, como el del juez de línea contra Godoy Cruz o contra Newell’s?, ‘ayudas’ que -entiendo- el local no necesita en absoluto. (Ahora que lo recuerdo, hace un par de años, durante la otra estancia de Basile, se veía en algunos partidos a un tipo de traje, un auxiliar, que corría diligentemente el banderín flexible del córner para que a los señores tiradores de centros de Boquita no les molestara dicho adminículo, y ni un solo árbitro le reprochaba esa conducta prohibida).
    3. Dejen de joder con Bianchi, un DT que ganaba Copas por penales y jugando horrible. Ahora que se les cortó el chorro de los campeonatos consecutivos, resulta que son un grande decadente como los otros cuatro.

    4. El palo para el otro ‘súpergrande’: no están así por culpa del ‘desmadre dirigencial’ ni por la incapacidad de Gorosito solamente. Tienen un equipo HORRIBLE. Los jugadores, en su mayoría, son muy malos.

    5. Al fútbol se parece eso a juegan Estudiantes, Banfield y Central. Otros seis u ocho equipos se enchufan de a ratos y también juegan fútbol. No es tan difícil: con darle la pelota a uno que tenga la misma camiseta que el que patea, e ir avanzando en el césped hasta poder tirar al otro arco, la cosa funciona.

    Respuesta
  • el 20 septiembre, 2009 a las 23:28
    Permalink

    Dice el dictado que segundas partes nunca son buenas. En Boca eso se confirmó con el Toto Lorenzo, con el Maestro Tavárez y ahora con Basile. El «único» que burló esa máxima fue «El Máximo»: Bianchi. Llegó la hora de su tercera vez, si ahora no agarra que se vaya de Boca. En la función que hoy se encuentra no sirve para el club. Si realmente quiere a Boca debe asumir la dirección técnica mañana mismo.

    Respuesta
  • el 20 septiembre, 2009 a las 15:00
    Permalink

    Sin duda Gorosito tiene culpa en el presente futbolístico del Millo y creo que cumplió un ciclo. Está claro igual que los dirigentes son los que arruinaron a River.

    Respuesta
  • el 19 septiembre, 2009 a las 21:24
    Permalink

    El problema de Boca está en
    A. Los dirigentes:
    1.En Boca la renovación que comenzó con Ischia, repentinamente fue interrumpída (imagino que por influencias del vestuario) y la dirigencia se omitió, se hicieron los giles o fueron cómplices, desvalorizando el patrimonio del club.
    2.El Corinthians de Brasil lo quiere a Riquelme y si Boca no aprovecha esta opotunidad de recuperar unos mangos, ya que en junio quedaría con el pase libre ( no fue por eso que vendieron a Palacio por dos mangos?) qué van a decir klos dirigentes?
    3.A Vargas, uno de los pocos que se salvaron de las críticas en el final del ciclo Ischia, lo dejaron ir para traer al chileno Medel. Parece que este tipo de jugador no interesa más en Boca.
    4. Ibarra, al que sólo le preocupaba cuánto iba a ganar( tanto es así que no le importaba en cuál equipo iba a jugar), los dirigentes hicieron de todo para que se quede. (cuando era la hora cierta de irse)
    5. Ventas de jugadores (Forlín, Ledesma, Bosseli) que eran patrimonio del club y otros como Dátolo para traer a jugadores que en Boca no dieron resultado antes (Rosada, Marino)
    6. Bianchi, dónde está, para qué está? Es el Poncio Pilatos de Boca?
    7. Volvieron jugadores como Pratto, Mondaini. Para qué?
    B. La comisión técnica (PF incluido)
    1. Los jugadores están en un estado físico lamentable, es sólo recordar el segundo tiempo contra Vélez, cuando el fortín le hizo precio. Si los «viejitos no aguantan los 90`o dos partidos seguidos, por que no hacen jugar al resto de los jugadores? Por qué Palermo no puede ir al banco? La Sudamericana podría haberse jugado con el equipo considerado reserva. Así les darían la oportunidad de tener ritmo de juego. Seguro que por el hambre de mostrarse se matarían dentro de la cancha.
    2. Se sacrifican jugadores como Battaglia para jugar sin estar 100%. Resultado:no rinde y agrava su situación física. A Riquelme no hay partido que no se lo vea agarrándose una parte del cuerpo, la pierna, la espalda, el pie,etc. Siempre algo le duele o le incomoda. por qué no lo paran para que se recupere? No se puede mandar al muere a ningún jugador, para eso están los llamados reservas. Cabe al entrenador sacarle lo mejor a cada uno de ellos, al que le toque jugar.
    3. Hasta ahora Boca no ha mostrado un juego definido en relación a esquemas, lo único definido es que no juega a nada.
    4. Por qué Basile lo sacó a Insúa contra Vélez? Por qué no juega el Pochi Chávez? Hasta cuándo los «viejitos» van a mandar en el vestuario, en las tribunas y en las oficinas de Bianchi y Ameal?

    De River prefiero no opinar.

    Respuesta
  • el 19 septiembre, 2009 a las 19:05
    Permalink

    Los hinchas de boca, antes de la llegada de Basile y cuando sabíamos que Ischia se iba, estabamos convictos que el tecnico que fuese a tomar el equipo en ese momento, debería hacer pie fuerte y terminar con el conventillo Riquelme-Palermo. Esto no sucedió.
    Tambien, terminar con la «dictadura», de los «historicos», que en el caso de Boca esconde la normal decadencia de jugadores a los que les debemos mucho (siendo bien pagos por el mucho) pero que ya su permanencia en primera division, con condicion de «intocable» no se tolera más.
    Ahora, hay algo muy interesante, los jugadores más chicos del equipo, tambien parecen contagiados del marasmo general, y no ves ni a chicos ni a jugadores intermediarios (que aún tienen mucho que probar), rompiendose el upite para que Boca gane…o al menos empate! Después de tantos años de Caviar y Champagne, en este momento precisamos en el medio campo de un Chapa, de un chicho, de un Gurka, de un ruso o de un yorugua, para inyectarle un poco del «huevismo bostero» o «mistica boquense» del pasado al equipo. Basile , al parecer, (y esto yo le decia a un amigo por aquel entonces), es un tecnico vago y perezoso, al estilo del 10…Ganó lo que ganó en su anterior pasaje por Boca, porque tenía un equipo mucho mejor que éste y los jugadores intentaban mostrar mucho más su futbol que estos de ahora (Aunque muchos sean los mismos). Coincido contigo, Pablo, que la prensa lo acoberta a Basile y le da con un caño a los otros.
    Parece que el problema de Boca es guita y laureles de más, el de River es, guita y laureles de menos…y, (Los numeros no mienten) el resultado es el mismo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.