Un equipo que ilusiona

Copa América logo

messiromanLo que sucedió en la segunda semifinal de esta Copa América que va llegando a su fin va más allá de la clara, contundente y amplia goleada de Argentina ante México por 3 a 0.

Porque pase lo que pase el domingo ante Brasil, este equipo volvió a jugar al fútbol que le gusta a la gente. Ese de la pelota bien jugada, ese de los toques precisos, ese de los lujos cuando corresponden, y de la garra cuando lo amerita, ese que gana partidos de galera y bastón, pero también se va vencedor cuando hay que apretar los dientes.

Hacía mucho tiempo que no disfrutaba viendo jugar a la Argentina. Más precisamente casi tres años, curiosamente en el mismo torneo que ahora: la Copa América 2004, disputada en Perú.

En aquélla oportunidad era el gran Marcelo Bielsa el DT, obsesivo, prolijo y obstinado. Hoy ocupa ese cargo Alfio Basile, desdramatizador, simple, claro en los conceptos y breve en la palabra. Uno es la antítesis del otro a la hora de evaluar maneras de dirigir o de entrenar a un equipo. Sin embargo, ambos logran resultados.

Es imposible elegir una figura en este equipo. Porque Abbondanzieri tiene poco trabajo pero cumple cada vez que lo llaman, Zanetti hace lo suyo, a veces con más riesgo que otras, Ayala es irremplazable y ya mismo habría que empezar a preparar un «Ayalita» porque no hay a la vista un tipo tan firme como el «Ratón» para parar la defensa, y entre Milito y Heinze la pilotean, aunque el Gringo rinde más de 6 que de 2.

Verón jugó un gran partido ante México. Estuvo muy rápido, preciso en los pases, y cuando tuvo que poner fuerte no arrugó, aún cuando una molestia en la cintura lo tuvo a maltraer desde la mitad del primer tiempo.

Cambiasso no se destaca tanto, pero su tarea es muy importante, cubriendo las espaldas de Verón.

Si bien venía jugando en un muy bien nivel, como siempre, en esta Copa América Mascherano dejó bien en claro que la Argentina tiene 5 para rato. El ex River no se cansa de correr, meter y recuperar pelotas.

Algo parecido sucede con Riquelme. Desde que volvió a Boca parece otro jugador. Fundamental para alzar la Libertadores hace menos de un mes, y clave para abrir y cerrar el partido ante México, primero con ese tiro libre con chanfle (¿ma´ qué rosca?) endiablado para la entrada de Heinze, y más tarde para hacer la gran Zidane y picarle el penal a Sánchez, sellar el 3 a 0 y generar que todos se olviden lo que hizo anoche Abreu, que finalmente de poco sirvió.

Y arriba dos fieras. Mientras Tevez pone toda la fuerza, la garra y la potencia en cada pelota, Messi se encarga de generar la magia, gambeteando hacia el lado más inesperado, o bien definiendo de emboquillada (¿ma´ qué vaselina?) y poniendo el 2 a 0 con ese toque inolvidable, todavía más espectacular por la volada de Sánchez, similar a la que hizo hace poco más de un año para tratar de atajar el tremendo remate de Maxi Rodriguez.

Y como si todo eso fuera poco, afuera están jugadores como Crespo -lesionado-, Aimar, Diego Milito, Palacio, Ibarra, Gago, Burdisso, y también podrían ser tenidos en cuenta Saviola, D´Alessandro, el Kun Agüero, Mauro Zárate, y tantos etcéteras que aparecerán de ahora en más.

Hace tres años, la balanza de la suerte se inclinó para el lado brasileño, con ese injusto empate de Adriano sobre la hora que desembocó en una definición por penales en donde la suerte también le fue esquiva a la selección argentina. El domingo, veremos que pasa, pero este equipo genera muchas ilusiones a largo plazo.

Sin embargo, así como esa derrota dolió pero generó la mentalidad lo suficientemente fuerte como para ir en busca de revancha pocos meses después y quedarse con la medalla dorada de los Juegos Olímpicos por primera vez en la historia, un resultado a favor le daría a esta camada de jugadores la posibilidad de sacarse de encima la mufa que arrastra la selección mayor desde hace 14 años: ganar algo.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

3 comentarios en «Un equipo que ilusiona»

  • el 29 noviembre, 2007 a las 10:34
    Enlace permanente

    Falta de suerte? Por favor! jugaron a nada, basile es un impresentable!

    Respuesta
  • el 12 julio, 2007 a las 12:12
    Enlace permanente

    En términos generales, y aunque mantengo mis críticas a la presencia de algunos jugadores (pasa en todo equipo: el DT cuenta con factores que los de afuera desconocemos, por eso criticamos en base a lo que vemos del juego y a nuestros gustos deportivos), el equipo juega bastante bien, y es cierto que aquel equipo de 2004 mostró que Bielsa comenzaba a entender que los cambios de ritmo y la inteligencia son también parte del juego.

    El Tri se comió Tri. ¿Ahora qué van a decir? Porque el partido del Mundial no fue muy diferente. Si Argentina o Brasil te embocan primero, ganarles es muy difícil, salvo que se equivoquen en los penales tras un hipotético empate. Igual, destaquemos que Sánchez los hace jugar al fútbol, no como Lavolpe que parecía el Toto Lorenzo. Si en México el único realmente creativo es el uruguayo Nery Castillo, y el único con verdadera clase internacional el Rafa Márquez, y los demás son sólo correctos tocadores-metedores, ya un entrenador no puede hacer mucho. Igual, van por buen camino (mucho mejor que Uruguay, Colombia o Chile), lo mismo que -opino- Ecuador, Perú, Paraguay (si el Tata envía a Siberia a esa pareja de zagueros centrales) y aun Bolivia.

    Me gusta su reivindicación del léxico futbolero argentino, Pablo. Nada de ‘rosca’, sino ‘chanfle’, nada de ‘asistencia’, sino ‘àse-gol’ o ‘habilitación’, nada de ‘pases deliciosos’ sino ‘grandes jugadas’. Afortunadamente, a los amanerados criollos aún no les ha dado por decirle ‘a lo Panenka’ al hecho de ‘picar’ un penal (ya desapareció la ‘emboquillada’ para dar lugar a la galaica ‘vaselina’, acaso por su contenido equívocamente sexual).

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.