¡Cómo se necesitan!

Estoy harto que los hinchas de Boca y de River siempre se acuerden de sus «enemigos».

Apenas uno de estos dos equipos convierte un gol, después del grito clásico de «goooooooooooooool» llega el insoportable: «Es para vos, es para vos, bostero/gallina puto/a la putá que te parió».

Lo mismo cuando llega la hora de festejar un triunfo ante cualquier rival, o bien un campeonato.

Se sabe: Boca no sería Boca si no existiera River y viceversa. Pero es algo que me tiene absolutamente PO DRI DO.

Muchachos: Gritemos el gol propio, celebremos con los nuestros y al final, si se quiere, acordémonos de nuestro clásico rival. Pero no le demos tanto protagonismo, porque si bien forma parte del llamado «folclore del fútbol», voy a terminar concluyendo que no pueden vivir sin el otro.

Que si bien juran y recontrajuran que odian a los hinchas rivales (aquello de «que se mueran todos los bosteros….»), se necesitan muchísimo más de lo que imaginan.

Y esto bien vale para todas las hinchadas de la Argentina.

Recuerdo una anécdota de mediados del ´90, cuando los hinchas del Vélez multicampeón quisieron establecerse como sexto grande y ser el clásico de San Lorenzo, y los muchachos del Ciclón le dejaron muy en claro a los del Fortín que su clásico fue es y será Huracán, aún a pesar de que el Globito estaba en la B.

¡Eso es amor por el rival señores!

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

8 comentarios en “¡Cómo se necesitan!

  • el 31 marzo, 2007 a las 3:24
    Permalink

    Los cantitos contra el rival no me molestan es mas me parecen geniales,lo que si me rompe las pelotas es la gente q va a la cancha a hacer quilombo.

    Respuesta
  • el 28 marzo, 2007 a las 1:28
    Permalink

    Coincido con el fastidio.

    Lo de instalar a Vélez como ‘sexto grande’ no es sólo cosa del entusiasmo de algunos de sus hinchas: cierto$ periodista$ hace año$ continúan percutiéndono$ lo$ oído$ con e$a idea. No es necesario. Vélez, un tradicional club de fútbol, fundador del profesionalismo, no se merece exhibir semejante complejo de inferioridad: lo de los primero ‘seis grandes’, luego ‘cinco’, porque cierto equipo no ratificó después de 1931 su condición de ‘peso pesado’, era por una cuestión de cartel, de número de socios, de permanencia en primera durante al menos una década consecutiva y de campeonatos ganados. Requisitos que sólo podían cumplir los miembros de un ‘lobby’ de los dirigentes de tres (al principio, cuatro) clubes de la Capital y dos de Avellaneda para tener, amparados en su enorme popularidad y poder financiero, más peso que otros en AFA (tres votos en las asambleas y la CD) y derecho exclusivo a la expectativa de ganar campeonatos. Pero eso fue hace mucho. Tanto, que la mayoría de la gente no sabe realmente por qué se habla todavía de ‘los cinco grandes’.

    Apartado de mala educación: efectivamente, es mucho más apropiado a la conservación de las sagradas tradiciones del tablón el alternar el aliento a la propia escuadra y expresiones de alegría cuando se gana con los cánticos soeces dirigidos contra los infames basureros de Parque de los Patricios. Son buena gente, en realidad. Lástima que tengan tan mal olor y que sujetos despreciables como Brindisi, Bobington y el Loco Houseman no jueguen más. En perenne decadencia y todo, el Globo es casi un grande, aunque sea para jugar un partido.

    Olvidábaseme de decir: mi ídolo futbolístico es el gran Derlis Soto, a quien Dios guarde muchos años.

    Respuesta
  • el 28 marzo, 2007 a las 0:18
    Permalink

    Es verdad: resulta tremendamente rompepelotas. La actitud de esta clase de hinchas es idéntica a la de quien, tras sacarse un millón de dólares en el bingo, al tiempo de cobrarlos deja de salir rajando a gastárselos en cabarutes, viajes a balnearios exóticos, propiedades inmuebles y agencias de automotores lujosos, para perder el tiempo en gritarle a los vecinos y familiares: ¡esto es para que aprendan, manga de infortunados! (etcetera).

    Respuesta
  • el 27 marzo, 2007 a las 18:07
    Permalink

    A mi no me molesta, todo lo contrario. Las gallinas son asi, las mas amargas de la argentina, cuando no salen campion esas tribunas estan vaciaas!

    saludos!

    Respuesta
  • el 27 marzo, 2007 a las 15:19
    Permalink

    Soy hincha de River y es insoportable que el 70% de las canciones que salen de la popular sean en contra de Boca y no a favot de River

    Respuesta
  • el 27 marzo, 2007 a las 14:11
    Permalink

    Tambien de acuerdo. Ojala que haya mas gente que piense asi, a ver si esto se puede cambiar.

    Respuesta
  • el 27 marzo, 2007 a las 12:06
    Permalink

    En este caso, totalmente de acuerdo con Damepelota!!!!! El otro día, mirando el partido de Boca, pensaba exactamente lo mismo!!! es muy triste, pero sucede invariablemente despues de cada gol de Boca. En fin, que le hace una mancha al tigre…

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.