Cuando Boca no tenía ni para camisetas

Publicado hoy en canchallena.com

boca_blanco
Arriba: Dos Santos, Walter Medina, Franco, Rubén Manfredi, Jorge Latorre y Denny Ramírez. Abajo: Tuta Torres, Vales, Fabián Peruchena, Tessone y Fornés

Hace 25 años, el equipo xeneize disputó un partido contra Atlanta; como perdió el sorteo, jugó con remeras blancas de entrenamiento sobre las cuales les pintaron los números con marcador; fue el punto más bajo de un 1984 desastroso en todo sentido

 

Antes del presente exitoso que vive Boca desde hace ya una década, desde el superávit, de los títulos en cadena y del posicionamiento internacional, el club de la Ribera vivió, hace 25 años, un acontecimiento vergonzoso, en medio de un 1984 patético desde todos los aspectos posibles.

Esa fría tarde de julio, el Xeneize recibió a Atlanta en una Bombonera semihabilitada, por le fecha 15 del Campeonato Metropolitano de Primera División. Como ambos equipos coincidieron en sus colores, se realizó un sorteo para determinar cuál de los dos debía cambiar su casaca. Boca perdió ese sorteo (y también el partido, por 2 a 1), pero el club estaba en tal desastre financiero, que ni siquiera tenía camiseta suplente.

La «solución» fue utilizar camisetas blancas, sobre las cuales los utileros les pintaron los números a mano, y con rapidez. La leve llovizna terminó por consumar el bochorno: los números se fueron despintando con el correr de los minutos (y de las gotas) y en los últimos instantes del primer tiempo ya nadie distinguía qué número tenía cada uno. En la segunda mitad, Boca usó su casaca tradicional.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=RN79IC-QaUg]

Hoy, sólo un cuarto de siglo después, cualquier tipo de crisis resulta completamente menor si se la compara con la que ocurrió por ese entonces, cuando Boca tocó fondo y se salvó, gracias a la posterior gestión de Don Antonio Alegre y Carlos Heller, no sólo del descenso, sino de la desaparición como club.

1984, el peor año

Además de la patética jornada recordada como «la tarde de las camisetas desteñidas», 1984 fue el peor año de la historia de Boca en todo sentido.

Aquí, un compilado de todo lo que debió padecer el pueblo xeneize en esa época carente de éxitos, extraído del blog Imborrable Boca:

  • Por diversos motivos, la Bombonera estuvo clausurada durante varios partidos. Los hechos de violencia (entre ellos, la muerte en 1983 del hincha de Racing Roberto Basile, a causa de una bengala arrojada desde la tribuna local, que atravesó su cuello) y algunos daños edilicios obligaron a alquilar distintos estadios para ser locales. Se jugó en Vélez, Gimnasia de La Plata, Sarmiento de Junín, Huracán y hasta en River, donde Boca fue local de… River.
  • En el Nacional ´84 quedó eliminado en primera fase en un grupo en el que estaban Ñewell´s, Talleres de Córdoba y Ferro de General Pico (La Pampa).
  • En el Metropolitano terminó en el puesto 16 sobre 19 equipos. La campaña fue pésima. Jugó 36 partidos. Ganó 10, empató otros 10 y perdió 16. Hizo 34 goles y le metieron 49.
  • Desde la primera a la última fecha del Metropolitano, Boca utilizó nada menos que 55 jugadores en total. Por deducción, fue prácticamente imposible repetir un mismo equipo durante dos fechas seguidas.
  • Al habilitar la Bombonera se detectaron graves fallas estructurales que obligaron a usar sólo el anillo inferior y algún sector de plateas.
  • Hubo constantes peleas entre jugadores y dirigentes. Los problemas económicos del club llevaron indefectiblemente a una huelga del plantel por el atraso en el pago de los sueldos. Por ese motivo hubo que recurrir en varios partidos a juveniles de la cuarta y quinta división para que alguien juegue.
  • Se perdió por goleada con River (1-4), Argentinos (0-3 y 1-5), Vélez (0-3), Instituto (2-4) y Unión (0-3).
  • Los malos resultados obligaron a cambios constantes de director técnico. Entre interinatos y oficiales, desfilaron por el banco xeneize el «Zurdo» Miguel Angel López, Dino Sani, la dupla Ernesto Grillo y Mario Nicasio Zanabria.
  • Para intentar mejorar el nivel, llegó el histórico goleador uruguayo Fernando Morena. Pero su paso fue pobrísimo: Hizo un sólo gol oficial y forma parte del libro negro de los records, tras errar dos penales ante Platense (el segundo lo atajó el defensor urguayo López Turitich).
  • En agosto Boca registró la peor derrota de toda su historia. Perdió 1-9 con el Barcelona en el Nou Camp por la Copa Joan Gamper.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=_WjLEJ-iYNo]

  • Por pedidos de licencias y renuncias hubo tres presidentes y hasta un interventor: Domingo Agustín Corigliano, Cándido José Vidales (interino), Horacio Carlos Blanco (interino) y Federico Polak (interventor de la Justicia).
  • Se habló durante todo el año de quiebra, remate de las instalaciones y hasta de desaparición.
  • Se jugó un total de 31 amistosos, con el sólo objetivo de recaudar. Algunos rozaron lo patético y bizarro, por el nivel de los rivales: Chilecito (La Rioja), Sarmiento (Chaco), Unión (Simoca) y el Combinado de Catamarca integran ese listado.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

3 comentarios en «Cuando Boca no tenía ni para camisetas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.