De la mano de Miguel

Ni Palermo, ni Palacio, ni Riquelme, ni Dátolo, ni ninguno de los jugadores de Boca fueron los responsables de la clasificación del actual campeón de la Copa Libertadores a Octavos de final.

El responsable no es otro que Miguel Angel Brindisi, quien, con un planteo estupendo, le demostró al equipo mexicano que entrena, Atlas, que se le puede jugar de igual a igual a Colo Colo en Chile, se le puede empatar y se lo puede eliminar del torneo.

En tanto, en la Bombonera se jugó un partido dramático. El xeneize armó un monólogo en el primer tiempo, con un Dátolo fuera de serie, jugando acaso su mejor partido desde que llegó a Boca, corriendo todas las pelotas como si fuera la última y, como broche, autor de un golazo que decretó el 2 a 0 parcial a los 20´ del primer tiempo (Paletta, de cabeza a los 9´, había abierto el marcador).

Sin embargo, los nervios entraron en escena en el inicio de la segunda etapa. Porque Boca debía convertir dos goles más, Palacio se erró cuatro en los primeros tres minutos y la gente, y los propios jugadores, empezaron a impacientarse.

Para colmo, Riquelme estaba totalmente ausente. Se notó a las claras que aún no está recuperado de su lesión, y fue muy arriesgado por parte de Ischia hacerlo jugar los 90 minutos.

Claro que es difícil analizar la labor de Román, cuando por un lado casi no pateó al arco para no resentirse, pero por el otro estableció el 3 a 0 con una definición tan sencilla como espectacular: un de los tantos centros que lanzó Boca fue rozado por Palermo en la medialuna del área y cayó en los pies de Riquelme. Éste la acomodó y, ante la salida apresurada de Henao, amagó el remate y se la picó por sobre el cuerpo desparramado del arquero visitante. Golazo y clasificación. Aunque, como se dijo en la previa, era muy difícil que Boca metiera cinco goles.

Unión Maracaibo perdió con la frente alta. Jugó con los nervios de su rival en todo momento, y por esas cosas del destino y de la suerte, no pudo concretar ningún gol, a pesar de las al menos 4 situaciones que tuvo en los pies de sus delanteros.

Cuando el murmullo de que el partido entre Colo Colo y Atlas había terminado 1 a 1 pasaba de boca en boca por los hinchas, la Bombonera explotó, y ni que hablar cuando el juez peruano Víctor Rivera decretó el final.

Con el empate en suelo chileno, Atlas se clasificó primero en el Grupo 3, seguido por Boca, que superó por sólo un gol de diferencia (+3 a +2) a Colo Colo.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

5 comentarios en “De la mano de Miguel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.