Francisco I (o Jorge Bergoglio), el primer Papa argentino de la historia

FranciscoI

Probablemente no entiendas qué hace un post sobre el nuevo Papa en un sitio deportivo. Yo tampoco. Pero hace casi media hora se terminó un día inolvidable, y las ganas de escribir le ganan al sueño.

Hoy tal vez no nos demos cuenta, pero el 13 de marzo de 2013 se convirtió, casi sin quererlo, en un día histórico. Y ese día histórico une a la Iglesia católica, al mundo y a los argentinos.

El cardenal Jorge Bergoglio, hasta hace poco arzobismo de la Ciudad de Buenos Aires, fue elegido como el nuevo Papa. Nada más y nada menos. No sólo el primer Papa no europeo de la historia, sino que además el primero latinoamericano. Y además, argentino. ¿Entendiste bien? (se los pregunto y me lo vuelvo a preguntar, porque aún no lo puedo creer).

En lo personal fue especial porque me tocó vivirlo desde adentro de una redacción de un diario, La Nación. Fue, sin dudas, una de las experiencias más emocionantes de mi vida. Y eso que, confieso, “toqué de oído” porque elegí dedicarme al periodismo deportivo.

Aún se me pone la piel de gallina cuando recuerdo el momento exacto cuando, unos minutos antes de las 16.30, una colega salió corriendo desde la zona de “Exterior” hacia el medio de la redacción, afirmando que Bergoglio había sido elegido Papa. La incredulidad le dio paso a la sorpresa, y ésta, a la emoción. A la conmoción general. Y allí sí (y lamento no haber tenido una cámara de fotos a mano), una de las imágenes que me quedarán grabadas para siempre: todos y cada uno de nosotros paralizados frente a algún televisor de la redacción, esperando la aparición del Papa Francisco, de “nuestro” Jorge Bergoglio.

Cuando Bergoglio apareció en pantalla, fue como si Messi le marcara un gol a Brasil en la final del Mundial del año próximo. No tengo muchas más maneras de describírselos. Sepan disculpar.

Bergoglio es el primer Papa elegido en tiempos de Twitter. Y allí estaba la red social del pajarito tirando 200.000 datos y cosas relacionadas con el asunto, con el sello de #HabemusPapam al final. Me cuesta comprender cómo no colapsó Twitter.

Enseguida supimos que Bergoglio era hincha y socio honorario de San Lorenzo. Todos vimos su foto con el banderín azulgrana, luego su carnet (número 88235), y más tarde nos enteramos que, por esas cosas de las inexplicables casualidades de la vida, nos enteramos que en la Lotería Nacional matutina había salido exactamente ese número. El 8235 a la cabeza. Increíble, realmente.

Con el correr de las horas, las emociones iniciales le fueron dando tiempo a la vorágine por armar el diario del día después. ¿Qué titular? ¿Qué tapa hacer, sabiendo que, cualquiera sea el diario y el país, millones de personas guardarán ese ejemplar por los siglos de los siglos? Hasta que llegó la tapa del Daily Mirror, que rompió todos los moldes:

NuevaManodeDios

En la Argentina, y al menos vía Twitter, algunas voces criticaron su designación por su labor durante la dictadura, y otros tantos lo defendieron. Los anti K celebraron que el Papa no sea del agrado del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (desde hace unos años, los Kirchner dejaron de ir al Tedéum que oficiaba Bergoglio en la Catedral Metropolitana), mientras que la señora presidenta “olvidó” que Bergoglio es argentino cuando felicitó a “Francisco I, el primer Papa latinoamericano”, aunque luego anunció que viajará para presenciar la asunción del nuevo Papa.

Pero no quiero irme por las ramas y quiero volver a lo primero.

Sigo enormemente conmovido por lo que viví hoy. Tal vez, como le escuché decir al colega y amigo Guillermo Lobo, después del 25 de mayo de 1810, el 13 de marzo de 2013 haya sido el día más importante de la historia argentina. Y hemos tenido la hermosa posibilidad de ser contemporáneos a esto.

Y esto va más allá del compromiso que cada uno de nosotros tiene para con su religión, cualquiera fuere. Como le decía a un compañero, el día que el Papa venga de visita a la Argentina, me tiro de cabeza a las calles a saludarlo y a vitorearlo.

Estoy orgulloso de “mí” Papa. Como católico y como argentino. Y quería compartir todas estas emociones con ustedes.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.