Historias olímpicas: Michael Johnson, el hombre nuclear

Este texto forma parte del libro «50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos«, publicado en 2012 por Ediciones Al Arco, y auspiciado y repartido de manera gratuita por el Ministerio de Educación de la Nación en las escuelas primarias públicas. También podés leerlo online haciendo clic aquí.

MichaelJohnson_1996

Dicen que hubo un tiempo, no muy lejano, donde un hombre voló en las pistas de atletismo de un Juego Olímpico como nunca antes.

Dicen que fue en Atlanta ’96.

Dicen que fue la noche del primer día de agosto de aquel año.

Dicen que hacía calor.

Dicen, también, que unos días antes (tres, para ser más exactos), había deslumbrado en la final de los 400 metros, donde obtuvo la medalla de oro, después de establecer el mejor tiempo del año: 43s 49/100.

Dicen que estaba nervioso porque cuatro años antes, en Barcelona ’92, se había quedado con las ganas de competir, por culpa de una intoxicación.

Dicen que igual se llevó de España el oro en la posta 4×400 metros, batiendo el récord mundial.

Dicen que esa noche usó el número 2370 en el pecho.

Dicen que apenas se escuchó la señal de largada de la final de los 200 metros, salió como una tromba, decidido a hacer algo grande.

Dicen que cruzó la meta con un tiempo imposible, 19s32/100, superando, incluso, su propio récord mundial.

Dicen que al segundo le sacó cinco cuerpos de ventaja.

Dicen que apenas cruzó la meta, levantó los brazos y gritó, consciente de lo que había logrado.

Dicen que después se cansó de sacarse fotos junto al cronómetro gigante.

Dicen, además, que nunca nadie antes había logrado la proeza de ganar el oro en los 200 y 400 metros en un mismo Juego.

Dicen que, ahí mismo, se convirtió en la gran figura de aquellos Juegos.

Dicen que para su defensa del título, cuatro años después, en Sydney 2000, la empresa que lo vestía le había fabricado unas zapatillas especiales.

Dicen que eran de oro.

MichaelJohnson_zapatosdorados_2000

Dicen, también, que aquella noche de agosto de 1996, en Jamaica, un niño de 10 años siguió paso a paso por TV el acontecimiento que cambiaría la historia del atletismo olímpico.

Dicen que abrió grandes los ojos.

Dicen que desde ese preciso instante el niño jamaiquino quiso ser como Michael Johnson, al que acababa de ver por televisión.

Dicen que lo convirtió en su ídolo.

Dicen que el niño jamaiquino, Usain Bolt, lo logró en 2008, y lo volvió a hacer en 2012.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.