Un escalón menos (IV)

Cuarto triunfo al hilo de nuestro seleccionado y una fase más que se avanza en este largo camino a la gloria que tiene como próximo destino, la siempre complicada y conocida estación Alemania.

Por fin nos tocó jugar un domingo, nuestro día futbolero por naturaleza. El país estaba totalmente paralizado y desde muy temprano se podía observar a la gente apurada por hacer las comprar para el asadito o las pastas del mediodía, e incluso muchos almorzaron mas temprano con tal de que la comida no nos juegue una mala pasada durante el partido. Me tocó vivir el encuentro donde presencié el primero contra Nigeria y las cábalas estuvieron a la orden del día: misma ropa y todos sentados en las mismas posiciones. Nada se podía cambiar. Lo único que cambia día a día es que cada vez se ven más banderas, remeras o algo relacionado con los colores de nuestro país. Y sí, solamente el fútbol y más que nada durante un Mundial, nos hace sentir un poquito más argentinos que de costumbre. Eso creo que nos diferencia del resto, no sé si mejor o peor, pero nos diferencia.

En lo deportivo, creo que en desacuerdo con muchos, nos tocó un rival muy complicado, motivo por el cual no se pudo jugar del todo bien a pesar del resultado holgado que se logró. Nos sirvió bastante porque por muchos momentos del encuentro nuestro mediocampo se vio complicado y apareció la defensa con el Gringo Heinze a la cabeza demostrando del porque está en la selección, como así también Otamendi del cual podemos quedarnos tranquilo ya que tenemos defensor para un largo rato.
En este partido le tocó sobresalir al jugador del pueblo, del que todos nos sentimos un poco identificados, Carlitos Tevez que con sus dos goles resolvió un partido difícil y pudimos sentir un poco menos la actuación regular de Messi. Tranquilo Lío, los grandes jugadores aparecen en los grandes momentos y cuando más se los necesitan…

En fin, ya estamos entre los ocho mejores. A modo personal, nos falta un escalón más para el primer objetivo de poder disputar los siete encuentros, algo que no podemos desde Italia 90. Tenemos material de sobra para lograrlo.

Aunque acá en la Argentina no falta el fanfarrón de siempre que piense y diga “Ya somos campeones”, tranquilos que todavía falta mucho y por suerte los jugadores lo saben. Disfrutemos de un rico tequila mientras preparamos en silencio una rica cervecita para el próximo sábado.

Ahh, si no fueron al cardiólogo por favor visítenlo antes del sábado…

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

Un comentario en “Un escalón menos (IV)

  • el 29 junio, 2010 a las 10:27
    Permalink

    simpatica, no se trata el tema de la cara de orto de veron, cara de orto del apache,
    ya se sabe , que si nos va mal en el mundial, milito y veron,tienen cositas lindas para contar, y el cabezon Ruggieri, esta o no esta?
    ep

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.