1969-2009: ¿Qué puede aportarle Estudiantes a la selección?

Publicada en canchallena.com

1969-2009_edlp_argentina

¿Qué puede prestarle Estudiantes a la selección?, se preguntaba hace 40 años el periodista Julio César Pasquato, alias Juvenal, desde las páginas de la revista El Gráfico.

Por aquel entonces, el Pincha era el tricampeón de América vigente y el equipo a copiar, por diversos aspectos. Mientras tanto, la selección argentina jugaba muy mal…

Sorprende y entristece la actualidad que tienen las palabras de Juvenal en aquella nota: «La mediocridad de nuestro equipo seleccionado responde fatalmente a la mediocridad del medio futbolístico argentino.» «Nuestro fútbol está en el mismo bajo nivel que ha demostrado en el último año la selección nacional.»

Por entonces, se calificaba de «milagro» el éxito de Estudiantes, cual oasis en un desierto, y se preguntaba qué podía brindarle el Pincha al equipo albiceleste.

Los puntos que destacaba Juvenal en 1969, y que pueden adaptarse a la actualidad, eran los siguientes:

  • Un objetivo común
  • Una mística colectiva
  • Un conductor que trasmita fe
  • Un funcionamiento táctico
  • Hombres adecuados al libreto
  • 2.100 horas de laboratorio
  • Un circuito cerrado de confianza
  • Un equipo de fútbol

¿Podrán Juan Sebastián Verón, casi seguro titular, Rodrigo Braña y Enzo Pérez contagiarle a sus compañeros esa mística pincharrata que parece haber perdido la selección argentina, aún con su máximo emblema como director técnico?

¿Bastará para que el equipo nacional exhiba mañana un funcionamiento más parecido a un equipo que el que mostró hasta aquí?

¿Podrá ser distinto el final de estas eliminatorias, o 40 años después se repetirá la historia y la Argentina volverá a ver un mundial por TV?

Mientras tanto, no estaría de más prenderle velas a Bielsa, para que su ejemplar Chile, ya clasificado al Mundial, no pierda como local ante Ecuador, algo que garantizará, al menos, el repechaje.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

3 comentarios sobre “1969-2009: ¿Qué puede aportarle Estudiantes a la selección?

  • el 13 octubre, 2009 a las 19:31
    Permalink

    Bueno, bueno… ¿qué decir? se repite la historia. Cuando las papas queman, siempre se busca la mística, el trabajo, la seriedad, la humildad, el talento, el sacrificio, en fin: la sangre Pincharrata.
    Pero ojo: es difícil transmitir esos glóbulos blancos y rojos; una transfusión del mismo grupo y factor no falla en medicina, pero hay cosas más difíciles de transmitir. Ojalá pusieran al arquero de América (Andujar); ojalá pusieran al Goleador de América (Boselli); ojalá pusieran al Gladiador del Mineirao (Braña), al Capitán América (Bruja, sublime). Pero sobre todo, todo, todo, ojalá dejaran trabajar aunque sea un poco al Gran Carlos Salvador Bilardo.

    Respuesta
  • el 13 octubre, 2009 a las 18:21
    Permalink

    Se me olvidó referir un dato elocuente que ejemplifica contrapuntalmente lo que es la planificación y el trabajo: Bielsa le informó a través de Berizzo a cada uno de los sparrings chilenos que se hará una selección de los mejores entre todos ellos para ver quién los acompaña a Sudáfrica. Así, no solo todos los jugadores saben que deben ganarse un lugar, sino los mulettos mismos (!!!) que emulan los movimientos de eventuales rivales.

    Pero ahí nos vemos, trotando, trotando, haciendo «fulbito», y esperando que Mancusso obtenga buena data de los periodistas amigos.

    Respuesta
  • el 13 octubre, 2009 a las 18:14
    Permalink

    Pablo, y demás bloggers, hago una pregunta básica que el artículo arriba contesta en más modos que uno:

    ¿no les da la impresión de que cada vez que hay un paneo del entrenamiento de la selección argentina se está ante un picadito más o menos riguroso, aunque picadito al fin?

    No aplaudí la designación de Maradona al saber que sería nuestro seleccionador, pero reconozco que creí que, ante la irreversibilidad del nombramiento, y teniendo jugadores de alto nivel, era posible que lo que se había tenido en el criterio de designación era que hacía falta una figura inspiradora, motivadora.

    En la carencia de contracción al trabajo táctico-estratégico que creo notar en, oh casualidad, cada uno de los paneos televisivos de un entrenamiento argentino, está contenido el dato que corrije mi inicial percepción de que Maradona («¿quién sabe? en una de esas…») podía llegar a funcionar.

    Haciendo referencia a lo estudiado arriba en el artículo, hace falta una idea de juego que mute de acuerdo a un enfrentamiento, y falta trabajo, mucho, mucho trabajo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.