Aun en la B, será siempre Independiente el orgullo nacional

Independiente_Descenso2013

La noticia duele. Las imágenes, aún más. El 1 a 0 de San Lorenzo sobre Independiente forma parte de la historia, y será de una historia triste para todos y cada uno de los hinchas del Rojo.

Pero la desazón va más allá. Trasciende esa zona de Avellaneda (porque muy cerca hay fiesta y ya volveremos a esto), y se mete en el corazón de los hinchas de otros clubes, que ven más allá de la pasión de cada uno por los colores que ama.

El descenso de Independiente parece irreal, aun cuando los graphs de los canales deportivos (y de los otros), y los portales de Internet digan lo contrario.

Hay algo cierto: si estuviste en zona de descenso en 35 fechas de las 37 disputadas e hiciste una campaña espantosa de 38 puntos sobre 111 posibles, lo más lógico es que te vayas a la B. No sólo no queda otra, sino que sería injusto que te quedes.

Y ahora también hay que prepararse para “la otra” condena. La que vienen preparando tus vecinos desde hace algunas fechas, pero que en realidad sueñan desde hace tres décadas. Porque así como para vos fueron 30 años de joda inolvidable, para ellos fue de sufrimiento constante.

Ellos y el descenso, el festejo de tu campeonato del ´83 contra ellos a la fecha siguiente. Ellos en la B un año más y vos campeón de América y del mundo en el ´84. Ellos ascendiendo en 1985, pero alquilando su plantel en 1986 y ¡perdiendo un Regional! en Mendoza. Ellos y la canción del Feliz Cumpleaños por su falta de títulos en cada clásico hasta 2001. Ellos y ¡el exorcismo!. Ellos y el redoblante. Ellos y el “Racing ha dejado de existir”. Ellos y la sociedad anónima…

Después de tantos años y años de goce es inevitable bancarse todo lo que vino en estos días y todo lo que vendrá. Es más, en lo personal, creo que la saga de “El Fantasma de la B” es una de las cosas más originales que vi en los últimos tiempos. Y no queda otra que bancarla. Estas cosas son así, y más en el fútbol. Lo dice clarito el refrán: “No hagas lo que no te gustaría que te hagan”.

Distinto es lo de los afiches que trascienden las jodas de redes sociales o de oficina entre amigos o entre empleados para instalarse en los medios. Me pregunto cuándo fue que los afiches de gastadas de un equipo a otro se convirtieron en «noticias». Y, lo que es peor, que esas sean las “noticias” más visitadas por los lectores del universo online. La batalla «Periodismo versus clics» en su máxima expresión.

En las bromas también se meten las curiosidades matemáticas. Porque aunque parezca mentira, el «Diablo» se fue a la B el 15-6-2013. Y si sumamos, uno más cinco es igual a 6, junio es el mes 6 y los dígitos de 2013 suman 6. 666. Y como si fuera poco, 6+6+6 es igual a 18, la fecha en la que se consumó el descenso. Creer o reventar…

Independiente de Avellaneda no tendría que haber descendido nunca. Pero una serie de barbaridades cometidas por dirigentes sin escrúpulos que le vendieron al hincha espejitos de colores y dejaron al club al borde del abismo, provocaron la caída del gigante, que sólo dependió del tiempo para terminar de sucumbir. Los responsables lo pagan con la peor de las condenas: la condena social. La de la calle. Gente que no puede pisar nunca más Avellaneda. Igual que en River, hace apenas dos temporadas.

Y es precisamente en aquella “desgracia” de los Millonarios en donde los fanáticos del Rojo se miran. Y así como se ven reflejados en la tristeza y el desamparo por la ineludible “mancha” de haberse ido a la B, no quisieron copiar otras actitudes. Y entonces los hinchas genuinos, “la verdadera barra de Independiente”, como decía una bandera colgada bien arriba, en una de las populares, dejaron de lado la furia y antes de repartir sacaron del mazo la carta “romper todo” para “ser distintos”, para entregarle un aliento conmovedor y hasta las lágrimas a los 11 jugadores que esa fría y triste tarde de junio de 2013 dieron la cara y dejaron todo para evitar lo inevitable, para eludir lo ineludible y que se morían de vergüenza porque ni siquiera les pudieron regalar un triunfo, aún cuando éste tampoco servía para nada.

Como escribió Eduardo Sacheri en un texto conmovedor y altamente recomendable publicado en la revista El Gráfico de este mes (en el cual relaciona al personaje Buzz Lightyear, de la película Toy Story, con el presente de su Independiente): “Si lo nuestro no es volar, pues entonces, caigamos con estilo”.

Y entonces, el club de Avellaneda le mostró al país en directo y por cadena nacional que así como históricamente Independiente ha sido un gran ganador, también se permite ser un buen perdedor. Cayó con estilo. Y si hay que jugar en la B se hará con la frente alta para volver lo más pronto posible a su lugar en el mundo, mientras el Rey de Copas sigue en carrera y con muchas chances de consagrarse campeón mundial en la lucha contra los barrabravas, lo cual tal vez no entregue trofeos, pero sin dudas será uno de los más grandes e importantes logros de  la gestión que preside Javier Cantero.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.