Carta abierta a Marcelo Bielsa

Estimado Señor Bielsa:

Siento la necesidad de escribirle estas líneas porque imagino que son horas de mucha desazón para su manera de vivir y sentir el fútbol y la vida.

Probablemente ya lo sabe, pero aunque quizás no le sirva de consuelo, considero necesario decirle que lo suyo con Chile en Sudáfrica fue un éxito.

Hacía 12 años que el país trasandino no sólo no jugaba mundiales, sino que daba lástima en las Eliminatorias, despidiéndose del objetivo varias fechas antes de que finalizara la competencia. En cambio, desde su llegada, la Roja se transformó en protagonista, en competente. Se puso a la altura de las circunstancias. Incluso, culminó la eliminatoria por encima de la Argentina y Uruguay, dos bicampeones mundiales.

El destino quiso que Brasil sea el rival en octavos de final. Tal vez, si le hubiera tocado cualquier otro equipo, hoy estaría preparando el partido de cuartos de final. En cambio, los pentacampeones  despidieron a su equipo de Sudáfrica con una goleada, tal vez abultada, pero incuestionable.

Como comentó un gran amigo hace unos días en este mismo espacio: “La Roja todavía está verde, pero para nada podrida”. Ojalá desprecie la seguramente tentadora oferta nipona y se quede en Chile a recoger los frutos de las semillas que sembró. Si el país trasandino fue con grandes expectativas al Mundial y no sólo a cumplir, fue en gran medida por el trabajo que usted hizo, tanto futbolística como psicológicamente sobre sus dirigidos.

Ya lo dijo nada menos que el enorme y genial Johann Cruyff hace unos días: “Las posibilidades de ganar el título son limitadas. La oportunidad de agradar al público está en tus manos. Chile lo entiende.». A mi entender debió decir “El Chile de Bielsa lo entiende”, pero es apenas un detalle. Además, en fútbol no siempre ganan los mejores o los que mejor juegan. Sino, pregúntele al extraordinario Brasil de los ´80 o a la Holanda del ´74, por poner sólo dos ejemplos de dos campeones sin corona.

Quiero aprovechar para decirle que hace seis años que lamento que usted se haya quedado sin energías para dirigir a la selección argentina y aún hoy me resulta un enorme placer escucharlo, entenderlo y ver jugar a sus equipos. En su momento, y como representante de un «medio pobre», disfruté su democrático trato con la prensa, que aún hoy se mantiene.

No quiero extenderme mucho más con estas líneas. Le dejo un cordial saludo y le pido que intente relajarse un poco durante los partidos. En lugar de vivirlos, parecería que los estuviera pariendo y eso, creo, no le hace bien a su salud.

Pablo Lisotto

PD: No es un error la S mayúscula. Usted es un Señor.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

Un comentario sobre “Carta abierta a Marcelo Bielsa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.