Caselli, otro mercenario del sentimiento riverplatense

Como si al hincha de River genuino le faltaran motivos para hacerse mala sangre con el triste presente del club, una vez más la política se entrometió en la historieta sobre el sucesor de Gorosito, para mofarse una vez más del hincha.

En esta oportunidad se trató de Antonio Caselli, uno de los tantos candidatos a presidente que tienen los socios del club de Núñez, que en diciembre le dirán adiós a José María Aguilar.

Mientras el directivo de la amplia papada negociaba con Leonardo Astrada, Caselli realizó una patética jugada política, vendiéndose como el gran salvador del Millo y haciéndoles creer a sus probables votantes que él estaba dispuesto a poner de su bolsillo el dinero que sea para que Ramón Díaz se haga cargo del primer equipo, un nombre que seduce al hincha, sobre todo por sus logros deportivos.

Nada más alejado de la realidad.

El propio Pelado se encargó de explicar, una vez más, su postura, a través de radio La Red: «La gente sabe que siempre quiero dirigir a River, pero también sabemos lo que piensan Aguilar e Israel, por eso hace ocho años que no dirijo ese club. Y no pasa por lo económico: pasa por los proyectos, por lo que se quiere hacer por el club. Y me parece que hice mucho más que ellos dos. Cuando estábamos nosotros éramos los primeros del mundo, ahora se habla de la Promoción. Pero que la gente se quede bien tranquila, que quedan tres meses. Queda muy poco. Si River está en esta situación no es por los técnicos ni por los jugadores, porque todos intentaron hacer lo mejor posible. En cambio, otros no«.

Esta jugada paupérrima hace que Caselli se sume a Carlos Avila, quien hizo algo similar para repatriar a Ariel Ortega en el verano, cuando el Burrito aún era jugador de Independiente de Rivadavia.

Sería bueno que los socios riverplatenses con derecho a voto vayan anotando y guardando estas operaciones de prensa, para que se den cuenta cuáles son los intereses reales de los candidatos a presidente de su club, y no votarlos.

Cometer un nuevo error en las urnas (como fue la reelección de Aguilar) podría significar una herida de muerte para el enorme Club Atlético River Plate, hoy de capa caída por culpa de sus dirigentes, y no de sus jugadores y cuerpo técnico.

Sólo los socios de River podrán sacar adelante al Millo.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

4 comentarios en “Caselli, otro mercenario del sentimiento riverplatense

  • el 7 octubre, 2009 a las 19:02
    Permalink

    Mucha noticia de River en este blog, cuando es uno de los peores clubes de la Argentina hoy en día.

    Respuesta
  • el 7 octubre, 2009 a las 13:34
    Permalink

    Pablo,

    No entiendo a donde queres ir en este post. Que tiene de malo que dirigentes que se postulan a presidentes quieran ayudar al equipo? Es como cualquier campa~a publicitaria, nomas que en realidad haces algo en vez de prometer algo.

    Saludos

    elbeto

    Respuesta
    • el 8 octubre, 2009 a las 22:09
      Permalink

      Beto:
      Caselli quiso sumar votos jugando con lo que genera el nombre de Ramón en el hincha riverplatense.

      Es sospechoso que justo ahora, a dos meses de las elecciones, Caselli se acuerda de ayudar a River. LO hubiera hecho antes.
      Además, no estés tan seguro de que realmente pasó lo que Caselli dice que pasó. El armó toda esa movida mediática para empezar a aparecer en los medios.

      Eso es lo triste y cuestionable.

      Abrazo

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.