Las contradicciones de Borghi

Por segunda vez en nueve fechas, Claudio Borghi amagó con renunciar a su cargo como DT de Boca.

Basado en la «muy mala campaña» del equipo, el Bichi consideró, tras el agónico 1-2 con Lanús, que ya no había más nada que hacer.

Sin embargo, él mismo siempre se caracterizó en sus declaraciones por ir en contra del resultadismo que reina en el fútbol argentino, y siempre ponderó como prioridad hacer las cosas bien y buscar que los resultados fluyan, como consecuencia de una premisa lógica: trabajo, trabajo y más trabajo.

Por eso, llama la atención esta actitud de Borghi, quien con los dirigentes, los futbolistas y los hinchas a favor, declaró que sólo él iba a saber qué determinación era la correcta, incluso después de «ver lo que ponen en los diarios».

Ni a Borghi ni a nadie le debería importar lo que se escribe en los diarios, donde lamentablemente hay cada vez más intereses ocultos. Si algún editor o director de un medio es amigo de algún DT que está desocupado, sin dudas que buscará la desestabilización para luego sugerir a su protegido. Esto, por desgracia, es así en muchos medios.

«Yo me preparé mucho tiempo para posibilidades como dirigir a Boca, y no la quiero desaprovechar», declaró el lunes Borghi, frase que tal vez hubiera sido más acorde decirla en la noche del domingo.

Lo cierto es que ya ayer el Bichi volvió a su rutina de trabajo, y a la espera del próximo encuentro.

Se dijo en este espacio (y si no fue así, pueden ir a buscarlo al historial de mi Twitter @plisotto), y se repite: el mejor Boca de Borghi se verá desde enero de 2011. Es imposible que un entrenador saque resultados después de un puñado de entrenamientos, y si encima hubo una renovación tan importante como la que vivió el equipo xeneize a mitad de año, donde cambió prácticamente toda la línea de fondo, incluido su arquero.

El único que se despachó con dos títulos al hilo apenas arribado fue Carlos Bianchi en 1998/1999. Pero a no confundirse. Aquel equipo tenía una base sólida que había conformado Héctor Veira, y que en 1997 había sido subcampeón de uno de los mejores River de Ramón Díaz de la historia, que cosechó 45 puntos (el xeneize sumó 44, cifra con la cual hoy cualquiera es campeón).

Siga adelante con su trabajo Bichi. Si usted está convencido de que su manera de proceder es la adecuada, no dude. Los resultados del mañana le darán la razón.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

Un comentario en “Las contradicciones de Borghi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.