Muerto de Pena

Por Juan Butvilofsky, de El Tablón

Supongamos que el fútbol argentino es una muestra de la Argentina dentro de un envase chico, y que el presidente de esa petit Argentina es Julio Humberto Grondona, y que el juez de turno que debe dictaminar la pena de muerte para un acusado es el referí Juan Pablo Pompei…

Supongamos que esa pequeña república con sede en la «Asociación del Fútbol Argentino» está gobernada por dirigentes cómplices de los delincuentes, los barras bravas…

Supongamos que en esa Argentina, la de la «dinámica de lo impensado», los que delinquen impunemente son la fuerza de choque oficial, esos que alimentan a la maldita «caja negra» con lo recaudado en las zonas liberadas, los mismos que queman urnas o emboscan a manifestantes leales en medio de una plaza…

Si tomamos a este hipotético caso como una cuestión probada, ¿quién debería ajusticiar a quien?, ¿Julio Humberto Grondona al barra brava, por obrar a contramano de las leyes vernáculas, o el barra brava a Grondona, por el mal desempeño de la función pública?, ¿o habría que ultimar a los dos, por gambetear sin gracia a la Constitución sagrada?…

Si la pena capital le cabría a todos los protagonistas de esta lúdica trama, ¿los sentenciaría el árbitro Pompei, el que no ve un chancho en una bañadera ni obscenas posiciones adelantadas?…

Si esa Argentina, la de la «Biblia y el Calefón»; la de Richard Laluz, el barra brava con pedido de captura que convocó a un móvil de «TN» para denunciar una emboscada; la de Rafael Di Zeo, el barra brava convicto casado con la funcionaria que alguna vez lo fugó por una ventana; o la de Mauro Martín, el jefe de la «12» que le pidió a la Policía que le entregara a sus enemigos desarmados y hasta baleó a una anciana; es nuestra Argentina, la que nos recibe siempre, templada, cada mañana, no hay pena de muerte que valga, porque no va a quedar ninguno, ni van a alcanzar las balas…

Los coléricos pedidos de miles de Susanas son reacciones entendibles desde el dolor; no son conclusiones sanas. Que los que aún pueden pensar, porque comen, estudian y trabajan, ayuden con ideas, las geniales armas de construcción masiva, porque aún se puede, y la hinchada los banca…

Si todos los protagonistas aquí mencionados, más todos los que usted quiera, estuviesen bien comidos, bien educados o bien pagos, ¿se estaría hablando de lo que se habla?…

Brindo por las propuestas de las cabezas frías en tiempos caldeados, por los que aún confían, pese a todo, y hasta por Juan Pablo Pompei: si se lo propone y lo capacitan, hasta puede ser un buen árbitro en el día de mañana…

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

6 comentarios en “Muerto de Pena

  • el 26 marzo, 2009 a las 13:08
    Permalink

    Muy buen texto, muy buena reflexion.
    De todas maneras, creo sinceramente que si bien la solución verdadera y definitiva es aquella que ataca las CAUSAS de la inseguridad y la violencia (y que nuestros gobernantes ignoran siempre en su agenda porque les conviene), tambien hay que reconocer que dicha solucion de base puede demorar minimo 20/30 años en subsanarse, si se comenzara hoy mismo y con absoluta adherencia nacional.
    Como eso no sucede por el momento, creo tambien que es válido mientras se sueña con soluciones a las CAUSAS del problema, que en este momento complicadisimo se ataquen tambien a los EFECTOS, lease esto como medidas de corto plazo (mas presencia policial, penas duras, eliminacion de ciertos beneficios inentendibles a los convictos), como para poder ganar un poco la calle de nuevo.
    Porque seamos sinceros: despues de las 18 se hace jodido andar por Buenos Aires (hablo de aca porque es donde vivo), y no seamos caretas, ninguno de nosotros hoy en dia dejaria a sus hijos «callejear» sanamente como hicimos nosotros hace 20/30 años, porque esta es otro presente completamente distinto.
    Que opinan?
    andres

    Respuesta
  • el 22 marzo, 2009 a las 13:55
    Permalink

    Barras bravas…que tema no?, en realidad y seamos MUY sinceros,la barra brava existe porque la justicia y las diligencias operativas de quienes administran la autoridad NO EXISTE,lamentablemente tenemos el mismo problema de decadas atras y no se soluciona.
    Esto no es un tema de clubes ni nada de eso,es un tema social; un tema de bajo fondo, de hampa,de malandrines drogadictos que pululan por cuanto hueco encuentran y hacen de las suyas.
    Yo creo que la UNICA MANERA que esto se termine de una buena vez es sacar una ley con penas severisimas,catalogar la actividad delictuosa de esta gentuza como no excarcelable y que «se coman» dos años de cana de frente y sin fianzas ni reclamos judiciales de ningún tipo,QUE NO TENGAN OPORTUNIDAD DE SALIR DE LA JAULA y que se coman la condena de una vez,y a su vez implantar un decreto,ley o como se llame que diga que si reinciden la pena se ira al doble y van a ver como se dejan de joder la paciencia.
    Porque esto no tiene solucion,es un tema de DECADAS y tambien esta manejado por ciertos tipejos de la AFA que en la dictadura Grondonista hacen y deshacen a su piacere.
    Y hablando de Grondona, CUANDO SE VA?, porque su presencia es un TUMOR en la evolucion y prosperidad del futbol argentino.
    Abrir los ojos y actuar,esa es la respuesta; NADA SIRVE SI NO ES ACCION,DILIGENCIA Y DESICION,basta de chorros,de barras bravas, de hinchadas criminales,de patotas,de falopa en los estadios,basta de dirigentes CORRUPTOS E INMORALES,basta, vayamos para adelante de una buena vez…

    Respuesta
  • el 21 marzo, 2009 a las 16:38
    Permalink

    Muy buen texto y más correcto hacerlo difundir entre los jóvenes que pasan por este blog. Saludos!

    Respuesta
  • el 20 marzo, 2009 a las 15:33
    Permalink

    Gracias Pablo por rescatar este texto de Butvilofsky que invita a la reflexión, una manera inteligente de parar la andanada de respuestas reaccionarias a la violencia.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.