Simeone lo hizo

El Club Atlético River Plate se consagró campeón del Torneo Clausura 2008 merecidamente. De hecho, cuando queda aún una fecha por disputarse, suma 40 unidades (más que algunos de los últimos ganadores del campeonato argentino, como por ejemplo Lanús en 2007, que sumó 38, y Newell´s en 2004, con apenas 36).

Sin lugar a dudas, el máximo responsable de este logro se llama Diego Pablo Simeone, quien llegó a la institución de Núñez a principios de este 2008, con la responsabilidad de demostrar que su enorme logro en Estudiantes no había sido de casualidad. Emcima, tenía la presión extra de que la última vuelta olímpica que había dado el club había sido en junio de 2004, demasiado tiempo para River.

Sin embargo, diagramó una pretemporada veraniega correcta, manejó muy bien desde el comienzo el grave problema que tiene Ortega (no todo lo que dicen los medios amarillistas es cierto sobre supuestas peleas entre ambos), no le tembló el pulso a la hora de sacar a los peso pesados del plantel (el propio Ortega, Abreu, Falcao en menor medida…), le dio a Buonanotte la confianza que brinda la titularidad y demostró todo lo que sabe a la hora de reanimar a sus dirigidos. Porque nadie puede dudar de que esos cinco días fatídicos en los cuales perdió ante Boca y fue eliminado por San Lorenzo de la Libertadores en el mismísimo Monumental, no es algo fácil ni rápido de digerir. Y ni que hablar del repudiable ataque de sus propios ¿hinchas?, arrojándole maiz a sus jugadores, huevos a Carrizo (tal vez el mejor arquero que tuvo River después de Ubaldo Fillol) y escrachándole la casa a Oscar Ahumada, hincha del Millo si los hay y jugador que deja todo cada vez que tiene que vestir la camiseta de la banda roja.

Ante esa situación pueden pasar dos cosas: o el plantel se desmorona, o renace. Esto último le pasó a River gracias a su DT: renació en el momento justo, cuando ante Gimnasia no le encontraba la vuelta al partido y se venía la noche, pero terminó ganando 4 a 2 y se reacomodó en el torneo.

Después, ya encaminado a una pelea cerrada con Estudiantes, tuvo la suerte de campeón de que el equipo platense se pinchara y empatara los últimos tres partidos. Y ahí, cuando hay que demostrar, Simeone recurrió a la magia y a la experiencia de Ortega para definir el torneo a lo grande.

Simeone lo hizo. Con sus locuras, sus gestos, sus corridas a la par de sus dirigidos para «volver» a defender, sus gritos, su pasión y su manera de vivir el fútbol. Como lo hizo cuando dejaba hasta la última gota de sudor en cada camiseta que le tocó defender a lo largo de su prestigiosa, triunfal y brillante carrera.

Ya se dijo en este espacio: Simeone tiene destino de Selección. Y demostró, una vez más, que sus condiciones y su conocimiento, lo pueden llevar a ser el entrenador del equipo nacional en unos años, ya sean dos o diez.

Crédito de la foto: La Base está

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

7 comentarios sobre “Simeone lo hizo

  • el 12 junio, 2008 a las 19:32
    Permalink

    Sr. Ferretero: creo que recién ahora capté el sentido, en fin, es el alemán que ya me acosa. Vea, yo soy julio b. , y no le suplanto a nadie. Que hay lugar para todos en la viña.
    Mucho gusto, buenas noches.

    Respuesta
  • el 12 junio, 2008 a las 17:38
    Permalink

    En el apuro puse «… a sido abultar…»
    Mi torpeza es dactilografica y de corrección, mas no ortografica. Sepan leer «ha sido» disculpando semejante bestialidad.

    Respuesta
  • el 12 junio, 2008 a las 17:34
    Permalink

    Comentario sobre el post y los comentarios:
    Decís que manejó bien el caso Ortega(!?)¿porque lo manejo bien? ¿o mal? Abrir juicio sobre esto es por lo menos aventurado.O mejor dicho lo manejo tan bien o tan mal como Pasarella.
    A Abreu lo saco en medio de las puteadas a ambos y no lo saco del todo, a veces si otras no.
    Podrias haber dicho que «lo cuido cuando la gente lo puteaba»pero optaste por»no le temblo el pulso»… Es otra prueba circunstancial de la capacidad de Simeone
    A Ortega lo puso a desgano y cuando el barco se le incendiaba y por la presion de las puteadas de todos.Vos a eso lo llamas «renacio gracias a …»
    Y decis que despues, dando clases de estrategia»recurrio a la magia…»
    Pablo, muchos vimos a River de los ultimos partidos. No jugo a nada. No mostro ninguna de las huevadas promocionadas la principio del 3-5-1-1 o lo que sea.
    Eran el mismo desastre que empato jugando mal con SL, perdio jugando nada con Boca y paso sin pena ni gloria la mayoria de los partidos.
    La unica diferencia la hizo la clase de Ortega( que si no lo pone la gente de puro caliente, NO JUGABA) y la racha goleadora del «pibe maravilla» Buonanotte(ah, no ese era Sanchez!!!)
    Con Colon, River fue una banda corriendo sin ton ni son, que safo por la genialidad de Ortega. Sufrio con Olimpo y si le preguntabas a alguien que no supiera, cual era el equipo del descenso y cual el campeon…
    Ya comente alguna afirmacion tuya respecto a las»capacidades y talentos» de DS y su destino señalado.
    DS es otro vendehumo modernoso y figuretti. Con mucha suerte en este campeonato, y en el que gano con EDLP.
    Ninguno de sus equipos jugo mas de un par de partidos aceptables. River ninguno.EDLP salvó muchos en la hora y empujando, sin jugar.
    Ahora si eso es lo que vos reconoces como talento o capacidad de un DT…
    Como dice Don Julio «ahora le llaman pasion» al circo mediatico y buscafama al costado de la cancha.
    Loncho: A eso nunca se le llamo pasion, era circo y daba verguenza.
    Ahora tambien da verguenza.Ajena.
    Con Bilardo se instalo como necesaria la obsesion y el desquicio, nada mas alejado de lo que debe ser un conductor.

    Promover como modelos, ejemplos o referentes de algo solo al exitoso por el exito mismo, nos lleva a valorar como talentosos a los tinellis, pergolinis, niembros, hadad, ramon diaz, etc. cuyo unico merito a sido abultar sus cuentas, vendiendo humo y autopromocionandose.

    Esto y no otra cosa es farandulizar a la sociedad y degradar el concepto del talento y la capácidad a la sola prueba de generar plata.

    Resumiendo: si lo de DS es talento y tiene «futuro de selección»¿Como esta en relacion a Cabrero (sencillito y sin «verso») modelo antiguo, absolutamente opuesto y sin «pasion»?

    Respuesta
  • el 12 junio, 2008 a las 17:04
    Permalink

    Loncho: antes se le llamaba estar loco. Si no, a Bielsa le hubieran puesto románticamente «el apasionado».
    Se sigue mirando y escuchando fútbol porque es el opio de los pueblos de hoy.
    Y porque a veces algunos seguimos esperando el chispazo de «beyeza», ése que te levanta de la silla.
    Ferretero: suplantador por qué? disculpe mi ignorancia, pero no entendí.

    Respuesta
  • el 12 junio, 2008 a las 9:26
    Permalink

    Muy buen artículo Pablo.
    Ahora, la obtención de un torneo más o menos no debería definir categóricamente a un buen director técnico. Simeone, por ejemplo, bien podría no haber ganado el campeonato con Estudiantes -si Boca no hubiese tenido el peor fin de liga que he visto en un equipo puntero- y merecería la misma consideración que tiene actualmente.
    Lo que me resulta más interesante del Cholo es su capacidad para potenciar jugadores sin opacar a otros.
    Agrego algo más a lo que dijo Don Julio: «eso» que hacen Simeone, Bielsa y Bilardo siempre se llamó pasión.
    (Una pregunta off topic: quienes creen que los campeonatos, clasificaciones a las copas, ascensos y descensos se definen en los escritorios, ¿por qué siguen mirando/escuchando fútbol?)

    Respuesta
  • el 11 junio, 2008 a las 13:49
    Permalink

    Oiga, Don Julio: usted es un suplantador. Pero coincido con usted.
    Simeone como entrenador no vale gran cosa: dos títulos, ambos arreglados, uno por orden de K, otro por orden mía.
    Déjensen de jorobar, queridos.

    Respuesta
  • el 11 junio, 2008 a las 11:15
    Permalink

    si, está bien.
    volvamos a pedir para la selección a un desquiciado que se lo pasa partido completo gritándole a los jugadores, gesticulando como un enfermo mental si se salen medio metro de sus indicaciones. Ahora le llamamos «pasión».
    Pidamos otro Bilardo, otro Bielsa.
    pero por favor…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.