Cosas que le hacen mal al fútbol argentino

  • Que Julio Humberto Grondona permanezca como presidente de la Asociación del Fútbol Argentino desde hace más de 25 años.
  • La dictadura que hay en la AFA, donde el voto cantado es sinónimo de voto arreglado o voto interesado.
  • Delingentes o diricuentes como José María Aguilar (presidente de River Plate, sospechado de ser socio de Los Borrachos del Tablón en diversas cuestiones relacionadas mayoritariamente con las obras realizadas dentro del club que preside), Mauricio Macri (presidente de Boca Juniors, sospechado de utilizar testaferros para obtener ingresos a través de las transferencias de los jugadores. El caso más claro es la curiosa relación que hay entre Boca y Villarreal), Eduardo López (presidente prácticamente vitalicio de Newell´s), Pablo Juan Bautista Scarabino (presidente de Central, responsable del vaciamiento que sufrió el club en los últimos años), Carlos Portell (presidente de Banfield, sospechado de enviar a sus matones a reprimir, cada vez que algún opositor intenta destapar alguna olla), entre tantos otros.
  • La 12.
  • Los Borrachos del Tablón.
  • Todas las barras bravas del fútbol argentino, que no son hinchas sino delincuentes que lucran con la pasión del hincha genuino.
  • Técnicos como Oscar Alfredo Ruggeri, Miguel Angel Brindisi y Daniel Alberto Passarella, entre otros, sospechados de llevar a los clubes que dirigen jugadores representados por sus mismos representantes, generando un negocio personal brillante, a expensas de la suerte del club.
  • La violencia en las canchas, a mi entender generada o al menos no controlada por la AFA a propósito, para poder lucrar mejor con la televisación de los partidos.
  • Situaciones incomprensibles como la que pasó sobre el final de Quilmes-Boca. Diego Capria (defensor de Quilmes) recibió un proyectil en la cabeza, enviado por algún criminal que vio el partido desde la tribuna de Boca. A pesar de que esa agresión pudo haber suspendido el partido, Capria quiso seguir el partido, en una actitud dignísima y para nada ventajera. Hasta ahí, todo bien. Ahora, ¿Boca no debería recibir una sanción deportiva, con descuento de puntos incluído, o esto es un vale todo y, como reza el anillo del Jefe de la calle Viamonte, TODO PASA? ¿Qué hubiera pasado si la piedra salía de la tribuna de Quilmes y el agredido era un jugador de Boca? Seguramente habría sanción.

La lista es interminable, e invito a los que quieran a continuarla.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

4 comentarios en “Cosas que le hacen mal al fútbol argentino

  • el 23 mayo, 2007 a las 19:32
    Permalink

    Bueno Pablo la verdad que Grondona esté por mas de 25 años al mando de la AFA es algo lamentable..un organismo como la AFA tiene que tener recambio. Y ni hablar de las barras de River y Boca, cada día se portan peor y ya casi que manejan a sus equipos!!! UNA VERGUENZA!!!
    Bueno saludos!!!
    ADRIAN.

    Respuesta
  • el 23 mayo, 2007 a las 12:17
    Permalink

    * El sistema de los promedios para definir los descensos.
    * La reventa de entradas a precios internacionales para turistas, que llevan a cabo los clubes más poderosos. Generalmente, un negociado que manejan los mismos dirigentes y que perjudica directamente al público medio.
    * Que TyC monopolice todos los derechos de televisación del fútbol local.
    * Los relatores que no pegan un nombre.
    * Los futbolistas que olvidan que son profesionales y generan, en algunas ocasiones, más violencia dentro del campo de juego que fuera.
    * Que esa violencia, en lugar de ser repudiada por el público, sea emulada y/o potenciada.
    * Los «periodistas» que actúan casi como corredores de bolsa, inflando o defenestrando, según convenga, a los jugadores, a quienes no ven más que como una mercancía.

    Por ahora sólo se me ocurrió eso.
    Abraso.

    Respuesta
  • el 23 mayo, 2007 a las 11:49
    Permalink

    Jugar sin wines.
    Jugar sin 10.
    Directores técnicos con miedo.
    Equipos que no toman riesgos para ganar.
    La hipocresia de los que dicen «a los DT hay que darles tiempo de trabajo» y cuando hacen una mala campaña ya quieren que los despidan.
    La organización de los partidos. Estadios, venta de entradas, operativos de seguridad, policía, etc.
    El dinero que valen los jugadores de fútbol
    El trato que reciben los jugadores y los técnicos cuando las cosas van mal. NO SON DELICUENTES.
    La dramatización del juego.
    UUUUFFFF Se hace interminable.
    AHORA ALGUIEN QUE LE HACE BIEN
    Pablo Lisotto
    Abrazo

    Respuesta
  • el 23 mayo, 2007 a las 10:46
    Permalink

    *La venta indiscriminada de jovenes promesas.
    *Los porcentajes de la televisacion de los partidos.
    *Futbol TV para los ricos nomas.
    *Campeonatos con asteriscos
    *Arbitros sin el mas minimo conocimiento del reglamento.
    *Arbitros comprados.
    *Campeonatos cortos que no sirven para nada.
    *Calendarios absurdos en el que por ejemplo se juega un clausura antes de un apertura.
    *Pseudo-periodistas que se creen que se la saben todas.
    *Fox sports, TyC y Ole-Clarin.

    Agregue un par 🙂

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.