El colmo de…

* Nota del editor:

A raíz de las opiniones vertidas en los comentarios de este post, y luego de volver a analizar si estuvo correcto o no este post, he decidido levantar el chiste que había publicado ayer en relación a Ortega y su decisión de ir a jugar a Mendoza.

Saludos y disculpas a todos los que se sintieron ofendidos.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

8 comentarios en “El colmo de…

  • el 8 agosto, 2008 a las 14:25
    Permalink

    Pablo: Hoy puede ser algo que molesta a unos, mañana a otros. Lo cierto y lo que me interesa destacar es que es muy poco frecuente ver semejante ejercicio de autocrítica sincera y humildad. Felicitaciones.

    Respuesta
  • el 8 agosto, 2008 a las 9:17
    Permalink

    Pablo: si el post fue un chiste es de muy mal gusto. Si lo decís en serio es una estupidez. Y la comparación con Colombia otra gansada. Es como decir que todos los argentinos nos matamos con la soja porque se cosecha hasta en la maceta de los balcones. Y no te quepa duda que hay muchos más cocainómanos en Nueva York que en Medellín. Como comentó Loncho tengo el corazón partido. Amo al Burrito pero también tengo en claro que cuando mi hijo se manda una cagada debo castigarlo. Y al Burrito le dieron ya un montón de oportunidades. Y lamentablemente nunca escuché de Ariel ni la más mínima autocrítica. Me parece fácil caerle al Cholo y a los dirigentes y echar toda la culpa sobre los demás. Ojalá Ariel se de cuenta que el verdadero ‘culpable’ de toda esta situación es él. Y más allá del discurso políticamente correcto de que hay que ‘ayudar a la persona’ quizás sería razonable pensar primero cual sería dicha ayuda. Perdonarle todo? Hacernos los boludos y ‘que todo pase’ (Grondona dixit) ? Por todo esto no me parece tan mal su pase a Independiente. Tiene por contrato la obligación de tratarse en Chile, no va a estar tan observado como en River y descomprime la explosiva situación que existía en Nuñez.

    Saludos

    Horacio

    Respuesta
  • el 8 agosto, 2008 a las 2:19
    Permalink

    Buenas pablo! La verdad siempre leo tu blog, soy egresado de TEA del año pasado y a pesar que muchas veces te he cruzado, por timides u otros factores nunca te felicite por el trabajo. Sin embargo te comento por primera vez con una critica, o una opinión diferente. Si bien se me ocurrió el mismo chiste sobre ortega en Mendoza (y hasta inclusive el de Colombia), no se hasta que punto sea una decisión errada. Ortega es un jugador que ya se mostró incapaz de jugar o desenvolverse en ambientes inusuales, como turquia en su momento, por lo que la opción de jugar en Emiratos Arabes me hubiera parecido un retroceso y hasta incluso el final de la carrera del burrito. En cambio, la idea de que siga jugando al deporte que lo hace feliz, lejos de los verdaderos chupasangres (pseudo periodistas como Rial, Canosa y hasta Guille Andino) y con la obligación por contrato de hacer rehabilitación, puede ser una solución a un problema que podría haberlo retirado del futbol a la fuerza. Ademas, asi como mendoza es la tierra del vino y el alcohol, estoy seguro que a causa de ese motivo, debe contar con centros de rehabilitación muy especializados en el tema, capaces de devolverle las ganas a Ortega para felicidad de los hinchas leprosos y gallinas, asi como a todos los fanaticos del futbol.

    Un abrazo y felicitaciones por tus opiniones colega!

    Mariano Vidal

    Respuesta
  • el 7 agosto, 2008 a las 22:01
    Permalink

    Estimado Loncho (y todos los lectores hinchas de River):

    Entiendo que no te haya gustado. De hecho, confieso que dudé mucho antes de postearlo.

    Como sabrás (y puede chequearse en decenas de posts de este blog), soy un acérrimo defensor del Burrito, pero la verdad es que su decisión (y la su entorno y de su impresentable representante) de rumbear para Mendoza fue la gota que rebalsó el vaso.

    Con todas las cosas en contra que tiene la «dirigencia Aguilar», en este caso River ha realizado todo lo que estuvo a su alcance. Y más también. Desde Passarella a Simeone, todos se han esforzado y le han permitido a Ortega hacer lo que quisiera en materia disciplinaria, con tal de que eso lo ayudara a curarse de su enfermedad alcohólica.

    Pero es evidente que Ariel está mal asesorado, además de muy enfermo. Y lejos, lamentablemente, de curarse, aunque considero complicado que exista una cura para esta desgracia.

    Su representante es una lacra humana, que no prioriza lo humano por sobre lo profesional y económico. Entonces, lo deja manejar en estado de ebriedad y lo hace chocar frente a las cámaras, y ahora le arregla un contrato con Independiente de Mendoza, que no tiene nada de malo, salvo el detalle de que queda en la ciudad más vitivinícola de la Argentina.

    Es como si alguien adicto a la cocaína decida ir a curarse a Colombia. Parece una joda, realmente.

    Ojalá Ortega me (nos) tape la boca, encuentre en Mendoza la paz que necesita para emprender realmente una cura, o algo por el estilo, y sea un tipo feliz (más allá de si juega o no al fútbol. A esta altura me da lo mismo).

    Mis disculpas a aquellos que no consideraron este chiste como tal y se sintieron ofendidos.

    Pablo

    Respuesta
  • el 7 agosto, 2008 a las 19:22
    Permalink

    Raro, pero no me gustó lo que pusiste Pablo, aunque tenés razón.
    Los hinchas de River estamos con el corazón partido. Por un lado, la obvia pena de ver desbarrancarse un ídolo (menor, quizás, pero ídolo al fin). Por otro lado, alivio por desprenderse de un jugador que genera problemas de convivencia con su conducta.
    En fin, esperemos que Ortega logre la casi imposible rehabilitación del alcoholismo. Y que River retome el camino saludable de la sensatez.

    Respuesta
  • el 7 agosto, 2008 a las 18:18
    Permalink

    river se fue al carajo eso no se le hace a un idolo

    Respuesta
  • el 7 agosto, 2008 a las 17:39
    Permalink

    Pobre Burrito,

    Un desastre triste el borracho este, en fin soy hincha de river y me gusta como juega el Burro pero aca pobre lo mandaron directo al Tacho…….

    Saludos desde Mendoza

    Respuesta
  • el 7 agosto, 2008 a las 13:57
    Permalink

    Pense exactamente lo mismo cuando me entere del pase.

    En Arabia la hubiese pasado mejor porque ahi hay prohibicion de alcohol, no le hubiese quedado otra que rehabilitarse.

    elbeto

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.