Entrevista a José Luis Clerc

Junto al respetado colega José Luis Domínguez, especialista de tenis en el diario La Nación, tuve el placer de entrevistar a José Luis Clerc.

Con la cordialidad que lo caracteriza, Batata nos recibió en el Parque Roca, donde utiliza el tenis para evitar que los jóvenes de la zona deambulen en la calle y le busquen una alternativa sana a la vida.

Hablamos más de una hora, me sorprendió cuando dijo que le encantaría ser capitán de la Copa Davis y la inevitable edición dejó muchísimo material afuera.

A continuación, la nota que salió anteayer en la contratapa de La Nación Deportiva y en canchallena.com. Las fotos y el video  son de Martín Turnes, un crack que lamentablemente no trabaja más con nosotros en el diario. La edición, en tiempo récord, estuvo a cargo de mi compañero Jeremías Prevosti Pilatti.


Por José Luis Domínguez Y Pablo Lisotto
LA NACION

A los 53 años, José Luis Clerc tiene mucho para contar. Pasaron ya 25 temporadas desde que anunció su retiro, con 25 títulos y el número 4 del mundo como mejor ubicación, además de una recordada final de la Copa Davis. Batata, además de ser comentarista de ESPN, sigue vinculado a las raquetas a través de la enseñanza; trabaja en el Parque Roca, en una escuela de tenis para los chicos carecientes de la zona sur. Y allí conversó con La Nacion.

«Hace cuatro años que empecé con la escuela gratuita. Esto lo hacemos con la Corporación Buenos Aires Sur y el cariño que recibimos es impagable. Me encantaría abrir otro centro, porque vivimos en una sociedad jodida … Uno trata de aportar su granito de arena para que esos chicos se distraigan y no caigan en otras cosas. Creo que hay otra vida para ellos. También estoy organizando un centro de entrenamiento en San Rafael. ¿Exhibiciones? No, me gustan más las clínicas… no puedo estar un segundo sin corregir un detalle. Lo mío es esto», cuenta, mientras mira cómo pelotea uno de los chicos y le corrige un detalle técnico.

-Hace años, vos sufriste un asalto y decidiste irte del país.

-Sí. Y volví, aunque el país no cambió mucho. Estuve siete años afuera. Estaba en Acapulco y no quería saber nada de volver. Pero me hablaron de un proyecto en Parque Roca, en Villa Lugano… Y la verdad, ni conocía la zona. Vine, y el presidente de la Corporación Buenos Aires Sur [por entonces, Enrique Rodríguez] me dijo que iban a hacer un estadio para 15.000 personas en menos de seis meses. No le creí. Volví y estaba casi todo construido. Entonces me decidí. Regresé con la idea de disfrutar mi país, que la gente me conociera, porque yo viví mucho tiempo afuera. No me quiero ir más.

El 27 de noviembre de 1985, en la segunda rueda de Itaparica, perdió con el español Juan Avendaño. Allí anunció su retiro. Luego quiso seguir en la Copa Davis, pero chocó con Tito Vázquez, por entonces en su primer ciclo como capitán. El adiós definitivo llegó en 1989, luego de jugar un dobles en la Copa Davis frente a Canadá.

-¿Cómo eras como jugador?

-La verdad… Yo jamás me vi en videos, no puedo. Soy tan crítico y perfeccionista, que preferí no verme, porque tengo un estilo muy feo. Algunos me dicen: «¿Estás loco? Tu revés era un cuadro», pero yo lo veo y me parece espantoso. Tengo mucha autocrítica.

-¿Y cómo era esa época?

-Cuando yo empecé, la gente disfrutaba con el juego con top [spin] de Vilas y Borg, no estaba acostumbrada a los palos que empezábamos a meter Lendl y yo. Éramos una nueva generación que atraía al público, como después pasó con Federer, Nadal o Murray. En esa época, cuando estuve número 4 del mundo, arriba estaban Borg, McEnroe y Connors, y abajo, Vilas, Lendl y Noah. ¡Cada nene había!

-Y además estaba la Davis.

-Uf… Yo estaba radicado en Chile, y cuando venía al país, la presión era tremenda. Cuando jugábamos con Guillermo, se paraba el país. Por un lado, era lindo, y, por el otro, una presión inmensa. Por eso hay tipos que pueden jugar Copa Davis y muchos otros que no.

-¿Qué recordás de aquella final en Cincinnati, en 1981?

-Es una deuda que quedó. Pero sé que hice todo lo que podía hacer para ganar la Davis. En Cincinnati tuve una buena semana, jugando un gran tenis en esa superficie [carpeta]. Es cierto que con Vilas no nos hablábamos, pero cuando salíamos a la cancha, dejábamos todo por ganar. Y se nos escapó en el famoso doble. Nunca tuvimos la suerte de jugar en el país una final. Ahí sí que no se nos iba a escapar.

-¿Y por qué no se logró aún?

-No siempre se da esto de jugar una final en casa, como en 2008. Y encima contra España, sin Nadal? Una lástima haber perdido. Y el año pasado, se lesionó Del Potro. No me cabe duda de que con Del Potro y Nalbandian a pleno se puede ganar la Davis. Pero uno necesita un equipo, y como mínimo dos jugadores que estén en el mismo nivel. Y hay muchísima diferencia entre Juan Martín y David, y el resto. Nalbandian puede estar 30, 40 o 70 del mundo, pero sigue siendo top ten.

-Hace tiempo, Federer dijo que Nalbandian no quiso ser número 1.

-Y lo comparto plenamente. Pero para ser número 1, en cualquier deporte, se nace. No se hace. Hoy podés ser número 1 porque lo diga la computadora, pero para ser el verdadero número 1 se nace. Como Sampras, Agassi, Borg, McEnroe, Connors, Federer, Nadal… Son tipos diferentes.

-¿Del Potro puede entrar en esa categoría?

-Hay que ver si Juan Martín soporta la presión. Es un chico que tiene todo. Yo nunca vi tanta potencia en 50, 60, 70 pelotas iguales… Se las conté. Del Potro arranca pegando con todo y puede terminar pegando con la misma fuerza. Es algo increíble. Cuando logre jugar a las líneas, o tirar una paralela a la línea, ese día, para mí, no lo para nadie.

-¿Y no pensás en ser capitán de la Copa Davis?

-Me fascinaría, sería un broche de oro para mí. Y con los jugadores que hay… me encantaría.

-¿Te duele no ser llamado?

-Y sí, obvio. Vos mirás otros países, y como capitán siempre hay ex jugadores, con contratos por muchos años… Pero es lo que me toca. Por ahora, no están dadas las circunstancias para eso.

22
series de la Copa Davis disputó Clerc, con un total de 55 partidos (20-14 en singles y 11-10 en dobles). Debutó con 18 años en la victoria por 4-1 frente a Ecuador, en 1976, y se despidió en un dobles ante Canadá, en 1989.


Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

2 comentarios en “Entrevista a José Luis Clerc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.