«La culpa no es del Pato…


…sino del que le da de comer», reza el refrán, aunque con otro animal.
Genera impotencia ver como aquéllos medios que hace poco más de dos años presionaba a la opinión pública para instalar la afirmación de que «Abbondanzieri tiene que ser el arquero de la Selección», ahora metan la misma presión para ponerlo en duda.
Es cierto que el arquero de Boca jamás alcanzó el nivel que lo llevó a alzar la Copa Intercontinental 2003, entre tantos logros que consiguió en su club. Pero también es cierto que es injusto desestabilizarlo.
Es claro que ni antes era el mejor arquero del país, ni ahora es el peor.
Porque en definitiva, y está demostrado a lo largo de la historia, el puesto del arquero no define mundiales. Ha salido campeón mundial el cuarentón italiano Dino Zoff en 1982. También Nery Pumpido en 1986, que no sabía salir en los centros. Casi lo logra Sergio Goycochea, que lo único que paraba eran penales. Y el Napoli de Maradona en el ´86 tenía a un flojísimo guardameta apellidado Garella…
Entonces no nos empaquemos en decir «Abbondanzieri no puede atajar en la selección» a menos de tres meses del Mundial, cuando hace dos años lo pedía medio país, como consecuencia de la presión que ejercieron los medios en su momento, para aumentar el negocio teniendo en el arco del equipo nacional al 1 del club más popular del país.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

Un comentario sobre “«La culpa no es del Pato…

  • el 13 marzo, 2006 a las 14:51
    Permalink

    a veces el jugador está en un buen nivel, otras veces en uno malo. Un error lo tiene cualquiera, Pumpido se olvidó de sacar el dedo antes de tirar para destrabar el anillo… Pero el problema es que el mismo PAto se encargó de inflarse, él sólo se pone presión, hay que dajar que las cosas fluyan. Saludos y la radio está buenísima….

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.