Lo que dejó el Clausura 2007

  • San Lorenzo campeón, con contundentes 45 puntos, dos menos que el record de puntos obtenidos en torneos cortos, a manos de… el San Lorenzo de Pellegrini (2002).
  • El regreso triunfal de Ramón Díaz al fútbol argentino. Su presencia le hace muy bien al folclore de cada fin de semana.
  • Las consagraciones de la Gata Fernández y Ezequiel Lavezzi, figuras de este torneo Clausura.
  • El bi-subcampeonato de Boca. A pesar de no haber ganado títulos, el Xeineize fue el equipo que más puntos sumó en la temporada.
  • El título de goleador que logró Martín Palermo. A pesar de haber convertido tantas veces, fue la segunda vez en su carrera que terminó en lo más alto de la tabla (la otra oportunidad, en el Apertura ´98, con inalcanzables 20 tantos en 19 partidos).
  • El anunciado descenso de Quilmes y la angustiosa caída de Belgrano de Córdoba.
  • Los pésimos arbitrajes. Es urgente el cambio de reglamento para incorporar la TV al arbitraje y terminar con las suspicacias. A menos que la FIFA y todas las asociaciones tengan algo que esconder detrás de los errores arbitrales…
  • El fracaso de River. Fue el equipo que más se reforzó y quedó en el camino en la mitad del torneo. Una temporada para olvidar rápido.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

5 comentarios sobre “Lo que dejó el Clausura 2007

  • el 19 junio, 2007 a las 14:14
    Permalink

    Lo sé, Pablo. Por eso lo dije: no me parece casual que sean tan malos ciertos referís en actividad. Uno quiere creer que son torpes, pero los muchachos se esmeran por convencer a muchos de que no. Esos tres siempre fallan groseramente en los minutos finales. Y, con todo respeto, el señor Gnecco es una persona de pocas luces, siendo además sorprendente, para cualquiera que lo haya visto dirigir (si eso era dirigir) o lo haya escuchado exponer sus razones durante cinco minutos en cualquier medio de prensa, que ejerza esa función. O no.

    Respuesta
  • el 19 junio, 2007 a las 12:30
    Permalink

    Estimado Opinólogo: Coincido en que Giménez, Pompei y Furchi están a un paso de consagrarse como los peores árbitros de los últimos 30 años del profesionalismo.

    Lo que quiero decirle, sin ánimo de que le agarre un síncope y por si no lo sabe, es que el bochornoso e impresentable Abel Gnecco es el presidente de la escuela de árbitros de la AFA, con lo cual, con es claro que este trío quiso emular a su Maestro, o superarlo.

    Respuesta
  • el 19 junio, 2007 a las 12:05
    Permalink

    Así es. Pero lo cierto es que si se jugara a la antigua, Belgrano estaría en la A, y en su lugar, con Quilmes (vìctima de haberse tomado demasiado en serio la Libertadores) descendería…. ¡Newell’s! Que no es mucho más que Belgrano, ciertamente. Afortunadamente, el sistema actual impidió que Boquita volviera a ser campeón: los que hubieran sido segundo y tercero lo lograron en su lugar. Pero Boca y River han sido los más beneficiados con este modo de jugar los torneos.

    Una alternativa que creo válida sería castigar con el descenso al último de la tabla y además al peor promedio de los últimos cuatro campeonatos.

    Respuesta
  • el 19 junio, 2007 a las 9:31
    Permalink

    Hay muchos equipos que vinieron de la B y todavía logran mantenerse aún cuando nadie daba un peso por ellos: Arsenal (clasificado a las dos copas), Gimnasia de Jujuy, Argentinos Juniors, Colón, etc. Igualmente, equipos que ahora están en la B también supieron hacer grandes campañas en Primera, lo que significó que estuvieran varios años ahí arriba: Talleres de Córdoba (jugó la Libertadores y la Mercosur), Olimpo (que ahora vuelve), el mismo Quilmes (jugó la Sudamericana). El caso de Belgrano demuestra que es un equipo para estar en el Nacional B. No hizo prácticamente nada para merecer estar en primera y cada vez que asciende le pasa lo mismo.
    Pienso que si hacés las cosas bien, te podés mantener en Primera a pesar de los promedios y todo el blablabla.

    Respuesta
  • el 18 junio, 2007 a las 11:59
    Permalink

    También dejó:
    1. El llanto desconsolado de los dos principales favorecidos por casi veinte años de los llamados torneos cortos por los campeonatos sucesivos de Estudiantes (gran arrugue de barrera de Boquita en el tramo final, al mejor estilo «River de los 60/70») y San Lorenzo (no nos ganaron en la cancha y algunos nos siguen discutiendo).
    2. La demostración empírica de que los aficionados a cargo de Blanquiceleste S.A. saben menos de gestión integral de una actividad deportiva que los profesionales que suelen hacer las veces de dirigentes ‘ad honorem’ en los todavía llamados clubes (pero si al socio de Ra Sin Club lo dejaran volver a votar, seguro eligiría eminencias como Lalín o Distéfano, total Rucucu y Chacho o el político que sea te salvan de lo que para Lamadrid o Riestra hubiera sido liquidación).
    3. La demostración empírica de difícilmente exista hoy por hoy un entrenador moralmente peor que Lavolpe (acaso el tal Ruggeri). Si yo fuera jugador y el DT me pone ciertas caritas durante el partido, los cago a palos frente al respetable público, a él y al dirigente que lo contrató.
    4. La consagración absoluta de Daniel Giménez (sin necesidad de lo que hizo sin querer queriendo, o eso me pareció, con los primos en la «B» anteayer), Pompey (saludos a Gámez) y Furchi (saludos dos a todos los socios de Boca Maurice y Estudiantes de La Klata) como los tres peores árbitros de la historia del fútbol profesional, al menos desde fines de los sesenta para acá. El único ente capaz de empardarles la ineptitud entre los referís de otrora es… Abel Gnecco ;-).
    5. El partido Ñuls Old Bochas-Chicago. Espero los jugadores de la no-entidad rosarina se den ceunta de que les costará convencernos de que no perdieron el partido a propósito, y que los barras leprosos se enteren por su parte de que acaso estos tres puntos, a la misma altura del año próximo, los manden al merecido descenso. Desde ahora, por vergüenza deportiva, mi segundo equipo es All Boys. Si los de Belgrano deciden armar quilombo, que no lo harán, habrá una como la de Lanús y aquella definición con Platense.

    Y los enunciados podrían seguir. Tienen que volver los campeonatos largos, urgente. Y hay que cambiar el modo de definir los descensos. Los promedios no son malos en sí, pero el que viene de la B está descendido antes de empezar, salvo que salga campeón. Y el que juega Libertadores y se la toma en serio, también, a menos que tenga plata para veinte jugadores de primer nivel.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.