Los histéricos argentinos

Casi en el lugar más común de los comunes, tal vez el de la muerte como alguna vez vociferó el entrañable Eloy Martínez, el exitismo y el fracaso, y el blanco y negro se enfatizan a días del Mundial.

Están los pro-diego y los anti-diego, los que esperan el campeonato y los que esperan la desidia. Y claro, somos argentinos, histéricos, desenfrenados, luchando en la antinomia permanentemente, sin ir precisamente detrás de una idea, sino en pos de una posición de poder que nos permita, coloquialmente, demostrar cuán grande la tenemos.

Mientras, en el fútbol se dirimen los tópicos que impone la prensa, que también, porque no decirlo, exacerba los polos. Cambiasso sí, Cambiasso, no. Laterales, sí, Laterales, no. Barras bravas sí, hinchas que alientan, no.

Un amigo, fanático del fútbol me comentaba el otro día que tenía fe. Y me preguntaba sobre qué expectativas tenía. Rápido de reflejos le dije que podemos irnos en octavos, pero que también podemos salir campeones. Claro, pensó que le tomaba el pelo. Y me contestó que así era muy fácil acertar. Le dije: Tenemos las mejores individualidades para ser campeones, pero nos falta el equipo. Y pasé a ejemplificarle: Si tomo como referencia el último partido duro que jugamos (en Rosario ante Brasil), no sólo perdimos, sino que también cometimos errores infantiles que sólo un conjunto de individualidades puede cometer. Si hacemos memoria y un juicio de valor sobre los rivales de los últimos cotejos amistosos (Canadá, Haití, Jamaica y Panamá), nuestras estrellas marcaron la diferencia.

Ahora si me retrotraigo al Mundial ’90. Salvando las distancias y los jugadores, podemos, con un poco de fortuna, ganar algún que otro partido agónico, empatar otros, meter varios penales y gritar a los cuatro vientos… Qué la sigan mamando…

Y así vamos, para qué seguir discutiendo. Si Dios y el Diablo se abrazan y lloran y no sé a quién le apuntan. Porque hasta dónde yo sé hay buenos y malos, dioses y diablos, no otras figuras. Circo. Puro ciro. Para alimentar la histeria, el deber ser de ser argentinos.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.