Pep Guardiola y las miserias argentinas

Bielsa_Guardiola

Por Pablo Lisotto

La visita del entrenador español Josep Guardiola a la Argentina ya forma parte del pasado.

Pasan los días y ya es tiempo de analizar más en frío alguno de todos los conceptos que dejó el jueves en el Gran Rex.

Guardiola inició esa charla con la frase: “Esta charla se la quiero dedicar a César Luis Menotti y a Marcelo Bielsa. Sin su generosidad yo no estaría hoy aquí parado frente a ustedes. Este país debe agradecerle a ellos por todo lo que hicieron por el fútbol argentino y mundial.”

La humildad, agradecimiento y reconocimiento del español desnudaron, una vez más, nuestras falencias como sociedad. Nuestra soberbia. Puso cara a cara nuestro «Lo que podríamos ser» frente a «Lo que somos». Aquí, Menotti y Bielsa no sólo no son tenidos en cuenta como entrenadores (ni como fuente de consulta) sino que para muchos son considerados “mala palabra”, “perdedores”, “vendehumos”. Y no se habla de identificarse sí o sí con su manera de ver el fútbol, sino de respetarlos como profesionales, aún en el disenso. Tan sim

Resulta triste ver cómo en la Argentina se denosta a profesionales tan admirados y respetados en el exterior. Lo mismo ocurre con José Pekerman, hoy de exitoso presente con la selección de Colombia (éxito que trasciende al resultado en sí, que también lo acompaña como consecuencia de su trabajo), pero también modelo de lo iniciado por Oscar Washington Tabárez con Uruguay, poco antes del Mundial 2010, donde los charrúas finalizaron en el cuarto lugar.

“Me junté con Pekerman, le pregunté cómo era su manera de trabajar, nos contó todo, nosotros copiamos su estilo, lo adaptamos a nuestro fútbol y aquí estamos”, declaró Tabárez sin sonrojarse, cuando le preguntaron por el gran presente uruguayo a mediados de 2011, cuando se coronó campeón de América en, justamente, la Argentina.

Tal vez, en un futuro no muy lejano, se reconozca el trabajo serio, honesto y apasionado de ciertas personas que tanto bien le han hecho al deporte argentino y mundial, como destacó Guardiola, y se empiece a mirar con más desconfianza a los verdaderos “vendehumos” que pululan por ahí, golpeándose el pecho por ganar apenas un puñado de partidos, legalizando la trampa, minimizando el juego limpio, despreocupándose si dejan o no enseñanzas a su paso y haciéndose cargo de éxitos que no les corresponden, exhibiendo una fanfarronería que tanto daño le hace al deporte argentino ante el mundo.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.