Sólo los chicos

Resulta sorprendente lo que han logrado los juveniles de Boca Juniors en los últimos días.

Entre el martes y el jueves, y en menos de 48 horas, Boca metió 8 goles, a razón de uno cada seis horas. Le clavó 4 al campeón de América (diezmado, sin algunos de sus titulares lo que ustedes quieran. Pero sigue siendo el campeón de América), o otros tantos en el 4 a 2 a Newell´s, un equipo que si bien lucha por no descender, ha demostrado en los últimos tiempos una evidente mejoría en su sistema de juego, y que ayer jugó un partido muy interesante a pesar de la derrota.

La razón de esta catarata de gritos xeneizes se debe a una sencilla razón. Su técnico Carlos Ischia apostó a los juveniles del club, y éstos le están pagando de la mejor manera: con fútbol asociado, goles y alegrías.

Gracias a ellos, Boca viajará a Quito con una ventaja casi irreversible de cara a los cuartos de final de la Sudamericana, y quedó a dos puntos de San Lorenzo, en el Torneo Apertura.

Pero más allá de las ganas, hay al menos dos futbolistas que, a simple vista, se destacan y que tienen futuro de crack: Forlín y Gaitán.

El primero demostró una sobriedad y una presencia asombrosa, a pesar de su corta edad. Sólo lo delata su cara de nene, porque por todo lo demás, parece un veterano. Lo más parecido a Juan Ernesto Simón, aquel zaguero tan limpio como eficaz, que , curiosamente, debutó en Newell´s y se retiró en Boca. Y además, exhibió que también sabe cabecear a los Ruggeri en el área rival, y clavar el primer gol en la noche copera.

El segundo está tocado por la varita mágica. Es de la raza de los La Paglia, Riquelme, Aimar, D´Alessandro, Messi, Buonanotte, Romagnoli y tantos más. El tiempo dirá hasta dónde llegarán sus actuales promesas de «elegido». Sin embargo, sus definiciones ante la LDU y Newell´s evidencian su enorme capacidad y habilidad con la pelota dominada.

Chicos como ellos y como Noir, Viatri, Philippe, Mouche (otro gran jugador), el arquero García y Roncaglia, entre tantos más, pueden seguir dándole grandes satisfacciones a Boca y, por qué no en algunos años, a la Selección Argentina.

Claro que para que ellos demuestren sus cualidades, debe haber en el club un técnico como Ischia, que se fija en las inferiores del club y las exprime al máximo.

Los pibes de Boca demostraron ayer por la tarde en Rosario, que lo del martes en la Bombonera no fue casualidad. Y los grandes, se acoplaron de manera perfecta a sus jóvenes ilusiones. El triunfo es un premio a ese trabajo asociado, si bien termina siendo una anécdota porque parecía que el 2 a 2 era inamovible.

La aparición de estos pibes permite volver a soñar ocn un fútbol mejor, con un fútbol más ligado al espectáculo, y alejado del resultadismo barato.

Que siga así.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

4 comentarios en «Sólo los chicos»

  • el 28 septiembre, 2008 a las 0:08
    Enlace permanente

    Pablo, hablando con mi viejo de esta situación yo hice le hice un comentario acerca de que gran parte del mérito lo tenía Ischia por ponerlos y bancarlos (a los «pibes»). Él (con 62 años) me dijo: «Todo lo que quieras, pero el tipo pone a los pibes 2 veces, cada vez que entran hacen de a 4 goles, entonces se reúnen los «viejos» para decir «tenemos que empezar a correr en serio porque estos pibes nos dejan mal parados».

    Y me dejó pensando en cómo, además de bancarlos, puede hacer que su presencia (la de los «pibes», obvio) potencie la de los más grandes, que venían trastabillando antes.

    Saludos

    Santo

    Respuesta
  • el 26 septiembre, 2008 a las 17:49
    Enlace permanente

    Pablo, a veces te comportás como si fueras periodista de Olé. Al pibe Forlín cuántas veces lo viste jugar para hacer tantas aseveraciones? Pudo haber tenido una gran noche y todo salirle bien, pero de ahí a compararlo con Simón y Ruggeri… vamos…

    Respuesta
  • el 26 septiembre, 2008 a las 11:38
    Enlace permanente

    Que no nos gane la desesperación! Los pibes son muy buenos, pero hay que darles tiempo! Si los empezamos a presionar y a exigir resultados, nos podemos perder una gran oportunidad. Ojalá podamos festejar un título este año con estos jugadores!!!

    Respuesta
  • el 26 septiembre, 2008 a las 10:07
    Enlace permanente

    A pesar de esto, parece que están por traer a Luciano Figueroa… no me parece mal, ya que Boca juega a todo y a Martín le faltan varios meses.

    Igual se que Ischia va a seguir rotando a estos pichones hermosos, y esta bien que asi sea porque no hace bien tirarles TODA la responsabilidad a los chicos.

    Beso!
    Andres

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.