Superclásico: se da vuelta la historia

ledesmaDurante gran parte de la década del ´90, Boca ha ganado o empatado clásicos ante River sin merecerlo, y en los cuales River jugaba mucho mejor y se quedaba con las manos vacías.

Como siempre sucede en el fútbol, la rueda ahora parece haberse dado vuelta, y es River quien logra triunfos o empates ante Boca, sin jugarmejor que su rival.

Como bien dice el lector que firma como Opinólogo Berreta, esta versión 2007 de River no juega mucho mejor que aquélla de la primera época passarelliana. Lo que sucede es que en esta ocasión no se le están dando los resultados y por eso no gana torneos.

Puede gustar o no este tipo de planteos tácticos. Y puede dar resultado en ciertas ocasiones (vale recordar los agónicos triunfos contra Lanús y Quilmes, por caso) y hasta pudo haber significado una victoria injusta ayer mismo, si no fuera por la falta de puntería de Marco Ruben sobre la hora, primero de zurda y luego de cabeza).

River ayer celebró el empate (no sus jugadores sino sus hinchas) pero es consciente de que jugó espantosamente mal en el primer tiempo, y si no fuera por el estupendo Juan pablo Carrizo se hubiera ido al vestuario del entretiempo con un estrepitoso 0-4.

Boca arrancó con todo, con golazo de Ledesma incluído y después se durmió. Tal vez mérito de que River ajustó las marcas, tal vez por cansancio, tal vez por ese gol afortunado que marcó Rosales, tal vez por que Riquelme contagió su pachorra a los demás.

Por último, la labor del árbitro fue buena. No tengo dudas de que debió expulsar a Paulo Ferrari, quien se quedó surfeando en la pantorrilla de Eber Banega.

rosalesEn síntesis, y como anticipaba el viernes, Boca hoy está al menos dos goles arriba de River. Pero no lo supo plasmar en la cancha. Tuvo un primer tiempo impecable donde no pudo hacer la diferencia porque chocó con la categoría de Carrizo.

Después River se recuperó, encontró un gol de carambola para empatar y casi lo gana.

El empate es un premio al Millo por saber recuperarse a tiempo, y un castigo a Boca por no haberlo definido en la primera etapa.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

11 comentarios en «Superclásico: se da vuelta la historia»

  • el 17 abril, 2007 a las 12:59
    Enlace permanente

    Mi comentario al respecto es que el foot-ball es un negocio y un entretenimiento para las clases populares que da oportunidad a desahogarse de muchas tenciones acumuladas poe el estres en el trabajo y los problemas familiares.
    Sin embargo, no deja de ser un bonito deporte en donde como en todos los deportes hay grande figuras.
    Ojalá dejara de cobrarse tanto por las entradas a los estadios y se invirtiera en publicidad para dejar de ser espacios de violencia y pánico para los asistentes a ese espectáculo.

    Respuesta
  • el 16 abril, 2007 a las 18:33
    Enlace permanente

    J.J.López fue uno de los grandes del fútbol argentino. Pero en ese momento no andaba bien. Y entre Merlo y Enzo (Bulleri, no te asustes) vaya uno a saber si había reales diferencias. Bulleri, golondrina de un solo verano, hasta hizo algún gol y todo. No fue lujoso ese River, pero los indiferentes al ornato y sensibles a la eficacia lo habrán disfrutado. Si mal no recuerdo, le ganó a Ferro una final sin merecerlo en absoluto, pero al fútbol se juega sin mereciómetro. El «otro River de Passarella», el de los ’90, sí que era aburridísimo. Pero ganaba y ganaba, a veces sin merecerlo. Yo hubiera pagado entrada por ver al River del 85/86 o al primero de Ramón. A los equipos del Kaiser, en cambio, los soportaría sólo si fuera hincha del club perjudicado, eso mientras ganen seguido y no tenga nada mejor que hacer ;-). El peor River que vi, si de calidad de juego hablamos, fue, además de aquel de Passarella de los ’90, el de Cubilla (con Francescoli de 8 y rebajado a correr gente a la usanza del Mostaza, cosa de quemarlo bien). Ese sí era un River malísimo, digno de ser chiflado por la muchedumbre.

    Palacio le apunta últimamente al arquero, tira al bulto en vez de darle al arco o gambetear. Es un defecto serio de Palacio. Y Russo, sí, es de los tantos DT argentinos que hacen los cambios tarde. Bueno, Rijkaard del Barça es como Russo, pero Etoo o Saviola parece que no son como Guillermo. Eso sí: si no fuera por Ronaldinho, jugador por jugador, nadie puede decir seriamente que Barcelona es más que Boca.

    Respuesta
  • el 16 abril, 2007 a las 17:44
    Enlace permanente

    El River de DiStefano fue horrible, yo lo fui a ver un par de veces y daba asco! Revento todo el famoso medio campo de River de JJ, Merlo y Alonso para poner a un muerto como Bulleri, por favor,no me hagas acordar. Los equipos de Pasarella anteriores no eran geniales pero tenian una frescura que este no tiene.

    Y este River no le puede ganar ni al Recreativo Huelva si de liga gallega hablamos.

    Respuesta
  • el 16 abril, 2007 a las 16:36
    Enlace permanente

    Saliendo de las discusiones sobre River: una perla negra para Russo, que no lo sacó antes a Palacio, en una tarde horrible, y no lo puso mas tiempo al mellizo. Aguante Guillermo!!

    Respuesta
  • el 16 abril, 2007 a las 15:47
    Enlace permanente

    Tenés muy mala memoria, Beto: con Di Stefano River jugaba muy bien bastante seguido (no tanto como el Boca del 69, eso sí). Y con Pellegrini y Astrada, la verdad, nunca entendí de qué se quejaban, salvo de que el genial Aguilar lo rajó a Ramón: River no era más ni menos que nadie, como casi siemrpe ocurre. En los ’90, con este mismo Passarella al que ahora insultan y denigran, ganaron algunos campeonatos jugando ho-rri-ble, y los festejaron igual (obviamente, sin desbordes, porque no era el equipo multicampeón del Bambino ni el de Ramón; la alegría es una cosa y la satisfacción garantizada otra). Las hinchadas de fútbol no son tan diferentes entre sí como las leyendas quieren hacernos creer: se componen de personas, y entre ellas hay de todo. Pero al Kaiser lo tenían en un altar, y los hinchas de los demás equipos teníamos claro que festejaban el resultado pero no el juego. Como hacemos todos cuando se gana jugando mal. Y si se juega mal y no hay resultados, ni vamos a la cancha. Esto pasa hasta con Boca (el bostero es también un ser humano, o eso quiero creer).
    Saludos

    PD: Lo que dice CJA del Manchester y Barça me parece cierto. Si vieras lo mal que juega el Real Madrid, que juega contra Nadie, porque la Liga Española está lena de equipos a los que este mediocre River les metería cuatro o cinco caminando, renovarías el romance con el Kaiser, te lo aseguro.

    Respuesta
  • el 16 abril, 2007 a las 14:42
    Enlace permanente

    El unico campeonato que River gano jugando horrible y me acuerdo en este moemnto fue con el ingeniero Pellegrini o con DiStefano y campeones y todo, los puteamos a mas no poder.

    Respuesta
  • el 16 abril, 2007 a las 14:12
    Enlace permanente

    El ManU empezó ganando campeonatos jugando más o menos como los equipos de Bianchi, beto. Bien utilitario. Estaban en la lona y con salir de pobres se conformaban. Después pudieron mejorar.
    Y el Barsa es tan mediocre que contra el Inter de Porto Alegre no pudieron, y se quejaban porque les habían jugado con once brasucas.
    No siempre se puede respetar un estilo. Ni hay una sola manera de jugar bien

    Respuesta
  • el 16 abril, 2007 a las 13:48
    Enlace permanente

    ¿Y quién habló de que no se pueda ganar jugando bien? Lo que digo es que yo he visto muchísimas veces a River ser campeón jugando bien, y otras JUGANDO HORRIBLE como juega ahora. Y nunca vi a nadie quejarse por esto último: festejaban igual. Bueno: se quejaban algunos ancianitos que decían haber visto jugar a La Máquina, pero los que ahora protestan contra Passarella estaban contentísimos con el resultado. Si no protestan cuando ganan, aguántense cuando pierden.

    Respuesta
  • el 16 abril, 2007 a las 13:42
    Enlace permanente

    Opinologo,

    Lastima que el Barcelona o el Manchester United no puedan escuchar tus consejos porque seguro que son equipo con una filosofia muy antigua que nunca ganan nada jugando bien al futbol.

    Respuesta
  • el 16 abril, 2007 a las 13:37
    Enlace permanente

    Los hinchas que salían de la cancha, y los que estaban en cierto estacionamiento de la Av. del Libertador donde los plumíferos blancos guardan ahora sus vehículos particulares pues, como Dios, los encargados de su «parking» y Aguilar bien lo saben, el Monumental es el Estadio Más Seguro del Mundo, en su mayoría se veían conformes, si no contentísimos. A los de Ríver les vendría bien, sobre todo a la generación nacida luego de 1975, que no conoció la mala del Millo, sacarse de la cabeza la «Leyenda del Paladar Negro» que tantos estragos hace también en el desventurado Independiente, donde se creen que siempre que fueron campeones existió un Bochini. El fútbol es ciencia y sudor, calidad y huevos, inteligencia y lirismo, todo combinado, y mientras sea dentro del reglamento todo vale. Hasta ganar campeonatos jugando mal.

    Cuando ganaba campeonatos, como sucio futbolista (uno de los más sucios que vi en mi vida en una cancha de fútbol, capaz de pegarle a deportistas probos sin pelota, lo que no quita sus condiciones de líbero-contraatacante) y luego como castrense DT, no le decían al Sr. Passarella que era «un DT de cuarta» (creo que no lo es en absoluto) ni le recordaban que es hincha de Boca. Bueno, lo rodeaban mejores dirigentes, también.

    Off-topic: otra Leyenda de los grandes es la del desarraigo de San Lorenzo. ¿Vieron, Sr. Savino, señores de SLPT & Co., que si salimos a pelear el campeonato y jugamos más o menos bien quince minutos cada partido, la cancha sita frente a la villa de Soldati (no hay «bajo Flores»: eso es Pompeya o Soldati) se llena como pasaba con el Viejo Gasómetro? Supongo que cuando Vélez se quedó sin el viejo Fortín o River sin la Carbonera, las protestas de los nostálgicos chantas, allá por los cuarenta, serían similares a las de algunos «sanlorenzólogos» que en vez del grande con un montón de peñas en provincias quieren un equipito de barrio (yo soy del Ciclón y del interior, por eso lo digo: si quieren un cuadrito histórico de barrio lleno de pergaminos marchitos, que se hagan de Huracán y no joroben más).

    Y hablando de Vélez: ¿vieron que Peratta es bastante buen arquero y los hinchas se lo bancan?

    Respuesta
  • el 16 abril, 2007 a las 12:37
    Enlace permanente

    Pablo:

    LOS HINCHAS NO FESTEJAMOS EL EMPATE, LOS JUGADORES SI.

    Lo pongo en mayusculas porque asi es. Los dirignetes y el DT de cuarta que tenemos terminaron a los abrazos y los jugadores festejaron en el vestuario.

    Una verguenza total!

    Si no hubiese sido por Carrizo, le queman la casa a Aguilar y a Passarella.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.