Una mentira llamada Merlo

No señores. No hablamos de la bella ciudad de San Luis, ni del conurbano bonaerense.

Nos referimos a Reinaldo Carlos (a) Mostaza, de quien se ha formado una imagen de buen técnico y se ha erguido como un ídolo del otrora denominado Racing Club (actual Blanquiceleste S. A. para la sociedad).

Como entrenador, Merlo ha obtenido los siguientes logros, a lo largo de su carrera como técnico:

  • Destacada labor en su debut, allá por 1989, ganando la primera rueda con River Plate y dejando plasmado una base que luego tomó Daniel Passerella para alzar el título a mediados de 1990, cuando aún había un campeón por año.
  • Convocado por su amigo Alfio Basile a la Selección, se hace cargo de los Juveniles.
  • Papelón en el Mundial Sub-20 de Portugal en 1991, donde no logra controlar el carácter fuerte de Juan Esnaider y compañía, el equipo nacional es eliminado, termina a´las trompadas con su rival y, por esa mala conducta, la Argentina es inhibida de jugar el Mundial 1993. Tras ese bochorno asume José Pekerman en este rubro.
  • Vergonzosa tarea, fracasando con un equipo de estrellas en el preolímpico del ´92, donde la Argentina se quedó afuera de los Juegos de Barcelona con figuras como Latorre, Gamboa y Mohamed, entre otros.
  • En 1995 realiza un olvidable paso por Belgrano de Córdoba
  • En 2001 asume en Racing Club, equipo con el cual, gracias a los «cuernitos» y a otras ayuditas poco claras (como aquel insólito partido que le ganan en el segundo tiempo a Estudiantes en La Plata 3 a 2, luego de ir perdiendo claramente 2 a 0 la primera mitad), se consagra campeón del fútbol argentino en la última fecha, con un triste empate. Esto genera que se termine una sequía de 35 años sin vueltas olímpicas para la Academia, lo cual le genera una idolatría insólita al platinado.
  • En 2005 asume en Estudiantes de La Plata, equipo donde realiza una discreta tarea, sobre dimensionada por la épica clasificación a la Copa Libertadores. A pesar de amagar con irse a Racing a comienzos de temporada, decide quedarse y, cuando todo aprecía que estaba en calma, opta por patear el tablero poco antes del comienzo del Apertura 2005, excusándose porque el club vendió a Juan Krupoviesa a Boca (como si el Krupo fuera Pelé…).
  • A mediados del Apertura 2005 se hace cargo del primer equipo de River, donde dura menos de un semestre y se va en plena pretemporada, por un cortocircuito con el plantel (Gallardo a la cabeza).
  • Pese a que Diego Simeone estaba realizando una gran tarea al frente del primer equipo luego de un complicado inicio de campaña, sobre el final del Clausura 2006 llega a un acuerdo con el nuevo gerenciador de Blanquiceleste S.A. (De Tomaso) y se produce el ansiado (?) retorno de Mostaza al primer equipo.

Hasta aquí, la historia de Reinaldo Merlo como técnico. Esta noche comienza a escribirse un capítulo más, que tendrá más sombras que luces. Para colmo, nada como debutar con Chicago, que lo dirige técnicamente el conocido Rodolfo Morocho, apellido yeta si los hay…

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

7 comentarios en “Una mentira llamada Merlo

  • Pingback:El peor aniversario de Racing Club « Dame Pelota

  • el 11 agosto, 2006 a las 2:12
    Permalink

    Tus argumentos para decir que mostaza es una mentira son mas pobres que la delantera de deportivo coreano. Concuerdo con carlos, en que muchas veces tiran mierda por tirar, hacen hincapie en los fracasos y relativizan las victorias.

    Respuesta
  • el 10 agosto, 2006 a las 17:22
    Permalink

    Pablo, coincido contigo plenamente. Podría agregar q conozco personalmente una de las personas q hacía «los pagos» en el campeonato ganado x Racing tanto a jugadores rivales como a los árbitros.

    Respuesta
  • el 7 agosto, 2006 a las 14:20
    Permalink

    Muy buenos comentarios los tres, gracias por participar.
    Marcelo: el fútbol es algo incomprensible, como vos decís.
    Carlos: Es muy claro tu punto de vista, si buscás en el archivo de este blog podrás leer que desde que asumió en Boca opino que «El Coco Basile es una mentira», a pesar de los campeonatos que logró.
    El fútbol es muy injusto, muchas veces consagra a mediocres y deja en el camino a grandes equipos (Holanda del ´74 es el ejemplo más claro).
    Con respecto a Passarella y los demás ejemplos que ponés como que también podrían denominarse «mentira», no concuerdo con vos porque te basás en hechos aislados de sus carreras.
    Rael: Gracias por la corrección, tomé el dato de una fuente errónea y así me fue…

    Respuesta
  • el 7 agosto, 2006 a las 12:28
    Permalink

    Buenas. Interesante lo que decís, así como los comentarios de Marcelo y Carlos.
    Siempre quedará la sensación que lo más grande que consiguió Mostaza (hacer salir campeón a Racing) fue en realidad un arreglo de Blanquiceleste con la AFA y seguramente más implicados. (esos partidos que ganaba… por favor, qué sospechosos) Igual el que ganó Independiente después.
    Una aclaración: Mostaza fue técnico de Belgrano en el 2000, no en 1995.
    Saludos cordobeses y albiazules.

    Respuesta
  • el 7 agosto, 2006 a las 12:22
    Permalink

    Sería materia de opinión, y discutible, un planteo sobre las condiciones técnicas, su esquema futbolístico, su capacidad para elegir jugadores, contracción al trabajo, etc. etc. etc…
    Pero nada de eso planteas, te reducis a decir que es una mentira porque no supo manejar a un jugador, o a un grupo, en un juvenil, un fracaso en un preolímpico, un paso fugaz por Belgrano y relativizas sus logros en Racing y River. La verdad que muy pobre el planteo, porque siguiendo el mismo análisis, son todos una mentira.
    A modo de ejemplo, y sin que ello signifique mi pensamiento, podríamos decir, en julio 05, el «coco» Basile es una mentira porque no pude manejar a Maradona que se drogaba en la habitación de al lado en el 94, también lo es porque puso a Merlo en los juveniles, y ni que hablar de los cinco que se comió con Colombia, teniendo que armarle un equipo completo nuevo para jugar con Australia y terminar pidiendo la hora, y sumado a ello la pobrísima actuación en Colon, donde con un equipazo, terminó de la mitad para abajo. Este señor, que llegó a la selección de la mano de la U.O.M. seccional Avellaneda, ganando una supercopa, que la hubiera ganado hasta Desamparados de S.J., que tuvo la suerte de encontrar a Caniggia y Batistuta en su mejor momento y ganó dos copitas América a Chile y a México( no el de ahora, el de hace 15 años.)

    Y así podriamos seguir, Pasarella es una mentira porque no supo manejar a Ortega, que fue expulsado por un cabezazo al arquero holandés. Ni hablar de Zubeldía entonces ( Poleti, A.Suárez, Pachamé, etc.). Y Pachamé con Bilardo y sus juveniles que??
    y así podriamos continuar con todos los técnicos, porque de esto que te cuento está lleno, ni hablar de los fracasos que tuvieron Ruggeri, Gorosito, Cuper, Bianchi, Pekerman, etc. etc.
    Pero lo que puede diferenciar a todos ellos es como intentan que sus equipos jueguen, si hay diferencia entre lo que dicen y lo que hacen, la contracción al trabajo,el estado físico de los jugadores, el grupo etc. etc.
    Merlo no es un gran estratega, es simple, hace lo que dice, prioriza su sistema defensivo, si puede prefiere contragolpear, Salió campeón con un equipo mediocre en un campeonato mediocre, no siendo mucho menos que el del 66, que salvo Perfumo y algún pincelazo de Maschio y Cárdenas, el resto eran Pablo, Pedro y Vilma «Picapiedras». Tuvo «ayudín » de pito y banderita, ni más ni menos que otros, sino fijate como ganó Gallego los dos últimos campeonatos con Ñewells e Independiente.
    Ya sé que es más facil, tirar mierda por tirar, como hacen muchos periodistas, en especial los deportivos, pero se podría intentar ser un poco más ecuánime, racional, profundizar, comparar y en base a ello opinar. Sería un buen ejercicio Pablito, intentalo.
    Carlos.

    Respuesta
  • el 4 agosto, 2006 a las 17:21
    Permalink

    Juaaaaa
    Tremendo
    Me encantò.

    Ahora mira que el Fòbal es muy loco.
    Ya saliò Campeon el,Bilardo,Menotti y Ramòn Diaz….
    E Italia Campeon del Mondo!!!

    Ojo con el Fòbal!!!! es muy loco!!!!

    A ver si terminamos haciendo la bandera PERDON MOSTAZA

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.