Vergüenza Monumental

«En esta cancha de mierda no se puede jugar». Así de clarito fue Ariel Ortega, segundos después de que se teminara el bodrio entre River y Defensor, que lógicamente terminó 0 a 0 y que consagró al equipo argentino como uno de los cuatro semifinalistas de la Copa Sudamericana 2007.

Si uno analiza el calendario de partidos futbolísticos y de eventos musicales del Club Atlético River Plate, daría la sensación de que los dirigentes del club (Aguilar y compañía) no le tenían mucha fe al equipo en este semestre, dado que entre Soda Stereo y Chayanne, el campo de juego está estropeado, lleno de pozos, emparchado por todos lados y a años luz de ser digno de un estadio mundialista, como fue hace casi 30 años.

Pero además de atentar contra el espectáculo, la dirigencia de River demuestra un completo desinterés por la salud de su plantel profesional. En un suelo como el que presentó la cancha del Millo anoche, cualquiera pudo, como mínimo, sufrir un evitable esguince de tobillo.

Seguramente, el ingreso económico que recibieron los dirigentes por esta serie de recitales será el suficiente para que poco importe si Bounanotte se lesiona, si Carrizo se come un gol por culpa de un mal pique, o si a Radamel Falcao le pica mal la pelota y no concreta una situación clara. Evidentemente, Aguilar y sus secuaces recibieron más dinero por la música que el que podrían recibir si River es campeón de la Copa…

Me gustaría saber, si alguien puede hacérmelo saber, cuánto reciben los socios de River por el alquiler de su estadio, o bien si tienen algún tipo de beneficio a la hora de sacar entradas para esos shows, ya que los perjuicios están a la vista, dado que anoche quienes pagaron la entrada tuvieron que ver un partido muy malo, en gran parte por culpa del pésimo estado del campo de juego.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

2 comentarios en «Vergüenza Monumental»

  • el 31 octubre, 2007 a las 17:19
    Enlace permanente

    aunque sono fuerte lo del burrito, tiene toda la razon, el campo de juego estaba destruido,imposible jugar asi, con el temor de lesionarte.

    lo bueno seria que se pudiera jugar de local en otra cancha, hasta que pasen los recitales y pongan el campo de juego en condiciones.

    Respuesta
  • el 31 octubre, 2007 a las 11:16
    Enlace permanente

    De hecho, hubo un lesionado: Nicolás Sánchez, que se ganó el puesto de primer central muy fácilmente.

    Pero sí, la «inteligencia» de los directivos de River es remarcable.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.