Bienvenidos a la semana D

Por Juan Pablo Varsky, para LaNación.com

Bienvenidos a la semana D! D de David, de Davis, de Delpo, de DT y de Diego. Será una semana intensa, con la presentación de Maradona como seleccionador nacional el miércoles en Escocia y, desde el viernes, con la final de la Copa Davis en Mar del Plata. La deserción (otra D) de Nadal le regala al equipo argentino una inmejorable oportunidad de levantar la Ensaladera por primera vez en la historia. Es ahora o? quién sabe cuándo. Los días previos a estos dos importantísimos acontecimientos han estado repletos de desprolijidades, desaciertos y discusiones para seguir con nuestra letra favorita. Hemos hablado muy poco del juego. La periferia nos ha invadido con subtemas muy alejados de las cuestiones centrales y deportivas. Algunos nos echarán la culpa a los periodistas, siempre molestos en buscarle la quinta pata al gato. Otros se rendirán ante la creciente faceta comercial del deporte y dirán que «todo está arreglado y que el negocio apesta». Probablemente, todos tengan un poco de razón. De todas maneras, los protagonistas tampoco ayudaron a que nos ocupáramos solamente del juego.

Diego vuelve al Hampden Park de Glasgow, donde marcó su primer gol con el seleccionado mayor, en un amistoso modelo 79. Se lo hicieron recordar durante la conferencia de prensa que sirvió de presentación en Ezeiza. Como siempre, tenía toda la jugada en su cabeza. Hasta el reproche de Leopoldo Luque que esperaba el pase en el centro del área. «Nene, la próxima centro atrás», le espetó el inolvidable Pulpo en pleno festejo. Fue una de las pocas respuestas futboleras desde que asumió el cargo. Evitó dar precisiones sobre el esquema a utilizar por respeto a los jugadores, ya que no había conversado con ellos. Difundió su primera lista tras la rueda de prensa para evitar preguntas sobre algunos casos concretos. Frases como «a la selección nunca se le dice que no» reflejan sus ganas de motivar, de buscar compromiso con la camiseta, pero no ofrecen ninguna pista de lo que quiere futbolísticamente para su equipo.

¿Armará un equipo con cuatro defensores o pondrá tres centrales, con dos laterales y el eje Mascherano-Gago en la mitad de la cancha? ¿Quién conducirá al equipo ante la ausencia de Riquelme? ¿Habrá una referencia de área en el ataque o seguirá vigente la fórmula de los petisos? Poco y nada sabemos del estilo. Probablemente, Emiliano Papa sea el titular de la novedad. Aún no tiene definido su ayudante de campo, fundamental para complementarse con sus particulares características.

Maradona tiene conocimiento y condiciones para convocar a los jugadores, armar el equipo, tomar decisiones durante el partido y conducir al grupo a través de las charlas individuales y colectivas. Pero no le pidan que se haga cargo del trabajo de campo con ejercicios, conos, cintas, ensayos tácticos y jugadas de estrategia. No se escandalicen, amigos. Es un esquema muy poco frecuente en nuestro país pero muy reproducido en Europa. Mauricio Pellegrino ejerce esta función en el Liverpool de Inglaterra: «Hago un poco de todo. Mi puesto es el de first coach (primer entrenador) de campo, el que trabaja en la cancha con el preparador físico. Rafa Benítez es el manager, el que decide las contrataciones y maneja el presupuesto», contaba a LA NACION desde Anfield Road. Salvando las distancias entre un seleccionado y un club, Maradona está buscando su Pellegrino. El número 2 del Diez deberá reunir dos imprescindibles requisitos: experiencia como DT y pasado importante en la selección. Por supuesto, no serán ni Alejandro Mancuso ni Miguel Angel Lemme, elegidos de última para completar el banco ante Escocia. Mancuso es amigo de Maradona y Lemme es hombre de confianza de Bilardo. No hay más méritos.

Diego quiere a Ruggeri. No se trata de una cuestión de amistad. Es más, ni se hablaban y venían de duros cruces mediáticos. Pero Maradona cree que es el único que le llena ese formulario. Cada uno hará su propia valoración de la trayectoria de Ruggeri como DT, pero, por sus antecedentes, aplica para el cargo. Grondona no lo aceptará, por más derecho que tenga el DT de elegir a su influyente colaborador y por más mediación que haga el Doctor-Entrenador. El Cabezón fue el único personaje importante del fútbol argentino que se animó a relativizar la influencia de Grondona en los éxitos: «Cree que ganó el Mundial con el poncho marrón». Eso y pedirle que «se vaya a su casa» le duele mucho más al presidente de la AFA que cualquier agravio personal.

Sigamos mirando la foto de aquel plantel del 86. Según Diego, Brown y Batista no cuentan porque son leales a Grondona. Héctor Enrique y Olarticoechea tampoco, ya que están con los juveniles. Passarella y Valdano son imposibles. Tapia juega el intercountries con San Diego. Clausen y Garré no despegaron tanto como en sus épocas de laterales. Borghi viene golpeado de su paso por Independiente. Giusti representa futbolistas. Burruchaga dirige a Banfield. Cuciuffo descansa en paz. Islas, Pasculli, Almirón, Bochini, Trobbiani y Zelada no califican por diferentes motivos. Valeria Lynch podría cantar a capella «Me das cada día más?» como en Héroes , mientras los muchachos hacen tareas de elongación pero hasta ahí llegaría su contribución con la «mísssstica». Queda Nery Pumpido, campeón de América con Olimpia en 2002 y actual entrenador de Al Shabab en Arabia Saudita. Competente y con carácter para ponerle límites al propio Diego, Pumpido sería la solución ideal, con consenso y sin conflictos. Bilardo deberá convencerlo de ocupar este lugar, secundario para la mirada externa pero muy importante para el interior del grupo. Si Nery no acepta, se buscará en el póster de Italia 90. Algunos apellidos se repiten y otros se descartan por sus diferentes ocupaciones. Por las dudas, ya llamaron a Roberto Sensini, ex DT de Estudiantes. Por supuesto, esta fundamental designación debería haberse analizado antes de la pomposa presentación de Ezeiza. Sea cual fuere el resultado del miércoles, todo se ha manejado con gran desprolijidad, en la frontera con el papelón.

El otro papelón ya se ha consumado en Mar del Plata. El Polideportivo no está a la altura de la final de la Davis. Se han agregado butacas hasta en lugares donde se ve poco y nada (tickets con visión restringida). La venta de 300 entradas en el estadio fue una mera puesta en escena mientras ya se había cocinado el negociado con agencias de turismo. Es imposible encontrar a un afortunado que haya podido comprar su boleto por Internet. Pero en la Web la reventa funciona muy bien con paquetes de hasta 20 abonos. Se ha pagado hasta 7500 pesos por una entrada de 900. Los hoteles han armado un cartel de precios por las habitaciones y sólo ofrecen el paquete de cinco noches a precios inadmisibles. «Lo que pasó pasó», dijo Nalbandian en un valioso intento de evitar más polémicas y enfocarse nada más que en el tenis. Pero Enrique Morea, el presidente de la AAT, no pudo con su genio y disparó: «A los jugadores sólo les interesa la plata». No es la primera vez que desprecia a los tenistas con sus comentarios. En 2003, liquidó a Gaudio tras perder sus dos singles contra los españoles en la semifinal de Málaga. Lo acusó de débil mental y responsabilizó al periodismo de la derrota. Morea tiene 84 años, conduce la Asociación desde 1996 y su mandato vence en 2009. Evidentemente, la renovación tarda en llegar a las asociaciones de fútbol y tenis. Dirigentes y decadencia también empiezan con D, la letra de la semana.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.