Náuseas

Resultó muy triste ver el video que difundió la gente de TyC Sports, donde se veía al técnico de 9 de Julio de Rafaela pidiendole a jugadores y entrenador de Central Norte, que se dejen hacer un gol. Y más asqueroso aún notar, minutos después, como un defensor salteño cometía una mano ridícula en su área, que terminaba en gol y clasificación de los rafaelinos, mientras los del norte, ya descendidos, perjudicaban a Juventud Antoniana, su clásico rival.

Sin embargo, y sólo recorriendo los recuerdos de mi memoria, se me vienen a la mente varios encuentros similares, en donde no pasa absolutamente nada, veamos:

  • Boca-Oriente Petrolero de la Libertadores del ´91 (0 a 0 , clasificación de ambos y eliminación de River)
  • Varios River-Argentinos, de diversas últimas fechas de campeonatos que terminaron 1 a 1, empates con los cuales River se consagró campeón.
  • River-Rafaela de hace unos años, con lo cual los santafesinos sumaron un punto de oro en el Monumental y el Millo clasificó a la Libertadores.
  • Gimnasia-Boca del año pasado.

Todo muy triste. Y vomitivo.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

2 comentarios en “Náuseas

  • el 2 mayo, 2007 a las 0:50
    Permalink

    El arreglo de partidos, Pablo, es consustancial al fútbol argentino. Más antiguo que el minué. Una tradición imposible de erradicar, según parece.
    De tiempos del nono: en 1940, for example, intento de arreglo de Chacarita a Newell’s, en el campeonato 1940, para no irse al descenso. Denuncia de los rosarinos, y descuento de puntos a los funebreros (algo rarísimo). Se van a la B. Su clásico rival le debió haber hecho compañía. Pero, en la última fecha, grosera entrega de partido del ya por entonces Caballo del Comisario Nº3, o sea Independiente, a cambio del pase de no sé qué jugador de Atlanta. El partido se acomoda en su resultado sobre la marcha, a medida que se conoce la derrota del otro comprometido con el descenso, Vélez, a manos de San Lorenzo. El Bohemio se salva y su jugador pasa al Rojo GRATIS. Vélez no sólo pierde la categoría sino el estadio y la camiseta tricolor (no tenían para comprar nuevas, y un sastre del barrio les dio las de la V azulada que un equipo de rugby le dejó de clavo). Anécdota: años más tarde, regreso, ya con Amalfitani a cargo, y legendaria goleada a domicilio del Fortín al Rojo, 8 x 0, muy festejada entonces por los amantes de la justicia deportiva. Que existe.
    Otra: el dirigente Florencio Sola (presidente de Banfield) protagonizó tres (3) alegadas tentativas de soborno en 1941, 1942 y 1943. Las primeras generaron quitas de puntos y una de ellas -dicen- oportunos arreglos para que el desde entonces Taladro ganara por goleadas y pudiera zafar por diferencia de gol de volver a segunda. La tercera tentativa de tongo fue demasiado grosera y a Sola lo suspendieron de por vida. La cancha de Banfield se llama… como se llama. Si uno repasa los nombres de los estadios, notará que casi todos tienen por epónimo a un dirigente, y casi siempre ese dirigente era un sinvergüenza. Etcetera, etcetera, etcetera… Difícil, así, pedir que no haya ‘arreglos’ de partidos acá. Un enorme porcentaje de campeonatos obtenidos y de descensos sufridos serán acaso producto del tongo. Porque un partido de fútbol se puede ‘actuar’ como una representación teatral, con más o menos eficacia y margen de improvisación.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.