Rumbo al Mundial Rusia 2018. #50GrandesMomentos: 39 – Pesadilla

Diego Armando Maradona llora, sentado en una cama.

Hace unos instantes se enteró de que su control antidoping del partido ante Nigeria dio positivo.

No solo eso, también le informaron que la AFA, para evitar una sanción mayor, decidió apartarlo del plantel mundialista. Su ilusionante participación en Estados Unidos 1994 es historia.

Diego llora y no hay nadie que lo calme. El se había retirado de la selección argentina en 1991, días después de que Alemania ganó la final del Mundial 1990 en Italia.

Después del retiro del 10 y de que Alfio Basile sucedió a Carlos Bilardo como entrenador del equipo, comenzó una etapa de renovación, que también fue muy fructífera en lo que a juego y a títulos se refiere, con dos Copas América y nada menos que 33 partidos sin conocer la derrota.

Pero el lapidario 5 a 0 de Colombia cambió los planes de todos los protagonistas. Por eso fue que Basile debió recurrir al ídolo retirado, para disputar un repechaje con Australia, en busca del boleto  nundialista.

Después del 1 a 1 en tierras oceánicas, el equipo albiceleste se clasificó con un ajustado 1 a 0 en el Monumental.

La cantidad y calidad de buenos jugadores permitían soñar con un nuevo título mundial. Luis Islas, Sergio Goycochea, Oscar Ruggeri, Fernando Redondo, Abel Balbo, Maradona, Claudio Caniggia, Gabriel Batistuta y jóvenes como Diego Simeone y Ariel Ortega, entre otros conformaban el Dream Team de la selección argentina.

El debut no podía haber sido mejor. Con tres goles de Batistuta y una obra de arte firmada con la pluma de la zurda mágica de Diego, la Argentina aplastó 4 a 0 a Grecia y los ojos del mundo se enfocaban en Maradona, que después de una de sus tantas dietas, estaba impecable físicamente, listo para demostrar y
demostrarse que seguía vivo.

El 10 había llegado a Estados Unidos con otro incentivo: si jugaba al menos tres encuentros, se convertiría, con 21 partidos, en el futbolista con más presencia mundiales en toda la historia, ya que había disputado 4 en España 82, 7 en México 86 y 7 en Italia 90.

El segundo partido, ante Nigeria, fue el 25 de junio de 1994. El cotejo fue muy disputado, y los africanos
se pusieron en ventaja con gol de Samson Siasia.

La Argentina reaccionó y Claudio Caniggia marcó el 1 a 1, luego de que el arquero diera rebote tras
un característico misil de Batistuta en un tiro libre. Poco después, el mismo Caniggia clavó el 2 a 1 tras una avivada, al pedirle a Maradona que saque rápido otro tiro libre, sobre la izquierda, y luego colgar la
pelota del ángulo africano.

La fiesta era completa: dos partidos jugados, dos ganados, seis goles a favor y apenas uno en contra. La cara feliz de Diego, saliendo del campo de juego de la mano de la enfermera María de Rodríguez, que lo fue a buscar para llevarlo al control antidoping, no podía demostrar más alegría.

Pero apenas unos días después las risas le dejaron lugar a las lágrimas y el sueño se convirtió en pesadilla.

Los rumores de doping explotaron como una bomba en la concentración argentina, en el Babson College de Boston. Y aunque en un primer instante se habló de que el positivo tal vez era del defensor Sergio Vázquez, la cruda realidad se convirtió en un balde de agua fría cuando se confirmó que era de Maradona.

Por eso Diego llora. Porque sabe que le “cortaron las piernas”. Y nadie puede consolarlo…

  • Este texto forma parte del libro 50 Grandes Momentos de los Mundiales, publicado por Ediciones Al Arco en 2014 y repartido por el Ministerio de Educación de la Nación, de manera gratuita, en todas las escuelas públicas de la Argentina.El libro se puede leer en este mismo sitio, o descargar en pdf, Todos los derechos reservados.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *