La confesión de un runner empedernido: «Hoy me drogué»

Pintamalli_Runner_2013

Por Alejandro Pintamalli
Desde Amsterdam

Hoy me drogué. Lo hago siempre que puedo, dos o tres veces por semana. Me relaja mucho y levanta el ánimo. En mis mejores momentos conecto con un ritmo interno, el mismo que mueve los hilos de la naturaleza. Lo recomiendo. No cuesta nada. Te ponés las zapatillas y salís a correr.

No exagero cuando digo que el running es una droga. Está comprobado que dispara unas endorfinas que te hacen delirar. Pero para alcanzar ese nivel hace falta práctica. No basta con leer esto y salir a correr unas cuantas vueltas manzana. Como toda droga, exige un acostumbramiento. El cuerpo tiene sus tiempos y sus límites. Lo tenés que convencer, con constancia y paciencia, de que el ritmo es la cuerda del reloj interno que nos hace vibrar y que nos conecta con todo lo que nos rodea.

No sé cómo ponerlo en palabras, quizás los que hacen meditación lo sepan expresar mejor, pero cuando conectás vivís una experiencia inigualable. Le dicen la euforia del corredor.

Se me hace necesario gritar para que lo entiendan todos, sobre todo los más jóvenes, que se puede delirar, gozar y “volar” haciendo deporte. La gran ventaja del running es su movimiento repetitivo, casi ininterrumpido. Pero insisto, no se alcanza de un día para el otro. Pueden pasar incluso años.

Mientras tanto, aprendés a conocer tu cuerpo y tus límites. Retrocedés, bajás la intensidad, la aumentás y seguís hasta encontrar el equilibrio. Si me preguntan, digo que lo importante no es la velocidad. Batirse uno mismo se traduce en descubrir ese estado de bienestar interno. ¿Que si estoy loco? ¡Echale la culpa a la droga del running!

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.