Malditos resultadistas desmemoriados

Me llama la atención como los hinchas se olvidan tan rápido de sus propios deseos, a la hora de pedir la contratación y/o la destitución de un técnico.

Los hinchas de Independiente que el pasado domingo putearon a Burruchaga (incluso, un cobarde agredió a la mujer de Burru), ¿no son los mismos que durante años lo pidieron casi a gritos para que vaya a dirigir al Rojo? ¿No fueron ellos los que metieron presión para que el ex delantero dejara Estudiantes hace un año, cuando tenía al Pincha clasificado para los cuartos de final de la Libertadores 2006, y se ponga la pilcha de entrenador del conjunto de Avellaneda?

Los hinchas de River que el pasado domingo putearon a Passarella y le exigieron la renuncia, ¿no son los mismos que ni chistaron cuando Gallardo comandó un golpe de estado que desbancó a Mostaza Merlo a principios de 2006 y celebraron la llegada del Kaiser? Los mismos que piden que vuelva Ramón Díaz, ¿no son los mismos que bajaron la cabeza y miraron para otro lado cuando Aguilar sacó a patadas al técnico más ganador de la historia del Millo que, insólitamente, se tuvo que ir después de colgarse del cuello un título más, en aquella ocasión el de campeón del Clausura 2002?

Los hinchas de Racing que el pasado viernes insultaron a Merlo y al equipo, ¿no son los mismos que pedían a gritos el regreso de Mostaza? ¿No fueron ellos los que bajaron la cabeza y miraron para otro lado mientras el gerenciador De Tomaso le pegaba una patada a Diego Simeone para traer al técnico campeón del 2001?

Los hinchas de Talleres que putearon y agredieron al Flaco Gareca el sábado en Córdoba, ¿no son los mismos que lo pedían a gritos hace sólo un puñado de meses, con la esperanza de que él fuera el que saque a la T del pozo?

El único, al menos en las últimas décadas, que volvió y repitió el campañón de su primera etapa en el club fue Carlos Bianchi en Boca. Con lo cual, lo más común es que las segundas partes no sean tan exitosas como las primeras.

Los aquí nombrados y todos en general son, lamentablemente, malditos resultadistas desmemoriados que viven el presenten y, ante la primera racha adversa, quieren cambiar al técnico.

Y la culpa no es sólo de los hinchas sino de algunos medios, que a la tercera derrota seguida ya empiezan a poner en duda la continuidad de un entrenador, como por ejemplo hizo asquerosamente Fox Sports con Alfaro en San Lorenzo (claro, Niembro quería ubicar a su protegido, el impresentable Ruggeri). Y así fue que Alfaro se fue a Arsenal y viene haciendo un campañón, mientras Ruggeri sumó un fracaso más a su triste vitrina de DT, o como hizo el diario Olé con Bielsa, lo cual generó el hartazgo y la posterior renuncia del mejor entrenador que tuvo la Selección Argentina en los últimos 20 años.

Estaría bueno que todo esto cambie alguna vez. Que los técnicos puedan trabajar tranquilos, que puedan cumplir sus contratos más allá de los resultados, y que la gente tenga un poquito más de paciencia, putee si quiere pero que no agreda y que no se suba a las arengas que, a veces por un interés en particular y otras veces para llenar espacios, suelen publicar algunos medios.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

3 comentarios en “Malditos resultadistas desmemoriados

  • el 11 abril, 2007 a las 11:42
    Permalink

    Falta una pata en la mesa de los responsables:
    Los mismos técnicos.
    Son cómplices del mismo sistema que a veces critican (pero no mucho, fijense que los técnicos despedidos o renunciados rara vez se quejan). Los técnicos hacen lobby para sacar a un compañero de otro club. Se dan la mano con dirigentes que no hacen el mínimo esfuerzo por parecer decentes. Asdemás, esas son las reglas del juego, ellos saben que si rajaron al que estaba, bien lo pueden rajar a él. Y como si fuera poco, se llevan un lindo paquetito cada vez que se van por la puerta de atras. Paquetito a cargo de las cada vez mas debilitadas arcas de los clubes.
    En fin, otra y otra y otra mancha al tigre…

    Respuesta
  • el 10 abril, 2007 a las 11:02
    Permalink

    De acuerdo con gran parte del post. Con respecto a River quisiera hacer una acotación: cuando Ramón se fue hubo hasta banderazo en repudio a la salida que determinó Aguilar y la CD, si mal no recuerdo. El hincha de River no se olvida de Ramón, los que se equivocaron fueron los dirigentes.
    Y es claro que si Pellegrini jamás supo entrar en la piel del hincha, Astrada eligió mal las compras (con una economía limitada, es cierto) y tiró por la borda dos semifinales de Libertadores y Passarella no da pie con bola, el hincha quiera de nuevo a Ramón (el dt más ganador y que cuando tuvo que volver al club volvió de manera exitosa).

    Sobre los medios ya es demasiado obvio. Lo que decis de Fox, lo de Olé y lo que le están haciendo a Merlo (tapa tras tapa diciendo que se vaya, y si gana…seguro ganó jugando muy mal).

    En fin…

    Respuesta
  • el 10 abril, 2007 a las 10:50
    Permalink

    Pablo, como siempre muy bueno tu analisis.

    Yo creo que hay muchisimos motivos por lo que esto sucede.

    Para mi el problema es que las situaciones cambian,ademas de que el hincha es veleta por naturaleza, pero si vos pedis a alguien esperando que sea bueno su trabajo y despues hace un desastre, entonces es obvio que vas a protestar y lo vas a querer rajar, pasa en todo orden laboral.

    Ademas hoy en dia la falta de educacion popular mas el exitismo que esta impulsado por algunos pseudo periodistas y medios peridisticos influye en la falta de paciencia de los procesos de los tecnicos.

    Otro punto para destacar es la falta de personalidad de los dirigentes que lo unico que buscan es el negocio y no un trabajo serio de los directores tecnicos. Hay mas motivos como la AFA con sus torneos cortos y calendarios que son imposibles de llevar a cabo y no le da la posibilidad a los equipos de armarse como corresponde salvo algun milagro o que el tecnico tenga mucha mano y experiencia.

    Hay mas motivos y me podria pasar dias escribiendo sobre esto.

    En el caso puntual de River, el problema es que el Sr. Passarella llego a River en esta segunda etapa con el afan de ser presidente y no tecnico,busco el exito facil como escalones para su aventura politica. Y entonces no hace ni una cosa ni la otra y al ver que se le escapan los dos barcos obviamente que entra en desvarios y calculos minusiosos de como perder menos, cuando en realidad es al reves. Yo me acuerdo que cuando asumio una de las frases que pasaron por alto los periodistas pero que a mi me llamo la atencion y me dio mala espina fue que dijo que River tenia que vender jugadores en 20 millones de dolares por temporada. Y yo asombrado me preguntaba que tenia que ve eso con la direccion tecnica y el rumbo futbolistico que debia tener el equipo y de ahi fue todo en bajada hasta el momento en que nos encontramos hoy.

    Ok, eso es todo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.