Messi, un preso en jaula de oro

Resulta absolutamente insólito lo que sucede con Lionel Messi, Barcelona, los Juegos Olímpicos y la mar en coche.

Existen reglas y leyes escritas por la FIFA, supuestamente la entidad madre del fútbol mundial, que obligan a los clubes a ceder a todo aquel futbolista menor de 23 años para que participe en Beijing 2008, tal como sucede, en este caso con Barcelona y el delantero argentino.

Sin embargo, amparándose en vaya a saber qué ámbitos legales los directivos del Barsa metieron a Messi en un avión rumbo a Escocia, junto con el plantel blaugrana, cuando se esperaba que Lio se tomara anoche un vuelo a Tokio, para sumarse mañana a la delegación argentina anoche partió rumbo a Oriente.

Además, la FIFA ya dejó en claro que el club que no ceda a sus «sub-23» tendrá al futbolista inhabilitado durante el tiempo que dure el torneo (7 al 23 de agosto). Sin embargo, la AFA ya anunció que Marco Ruben es el suplente de «Lio», lo cual permite intuir que la «batalla» está perdida…

Hasta acá, todo lo referido a cuestiones de orgullo, poder y otras peroratas. Pero en el medio de todo, existe una persona. Y si Messi realmente quiere ir a los Juegos, debe plantarse con toda la autoridad que debería tener gracias a sus enormes condiciones como futbolista, y encarar hacia Beijing, tal como hizo Ronaldinho, quien hasta amenazó con romper el contrato que lo unía al Barcelona.

En el medio de toda esta cuestión, los dirigentes del equipo catalán mimaron a su joya de la mejor manera: le tiraron la «10» (luego de que Dinho se fuera a Milan), y le aumentaron el sueldo a la inconcebible suma de 12 millones de euros por año (si, leyó bien, un palito por mes).

Pobre Messi, está en el mejor lugar, gana sumas astronómicas jugando a la pelotita, pero es un preso en jaula de oro.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

8 comentarios sobre “Messi, un preso en jaula de oro

  • Pingback: Messi se enoja con Rafa Márquez en entrenamiento | Deportes | Mundo52

  • el 23 julio, 2008 a las 10:32
    Permalink

    Si, Pablo, pero me parece que a veces las cosas no son tan lineales. Las reglas se aplican con relativa facilidad en los casos sencillos. Ahora, cuando se presentan situaciones como estas, en las que las diversas partes intervinientes cuentan con fuertes razones en su favor, no ya la aplicación, sino la interpretación e, incluso, la selección de las reglas aplicables es una cuestión delicadísima.
    Por ejemplo, existe una salida reglamentaria para los clubes que no quieren ceder a sus jugadores: persuadirlos que renuncien a la convocatoria.
    En cualquier caso, coincido con vos acerca de la existencia de jaulas de oro.
    Hasta pronto

    Respuesta
  • el 23 julio, 2008 a las 9:54
    Permalink

    Esta bien lo que dice Loncho, pero si los clubes quieren resarcimiento para ceder a los jugadores que se organizen y modifiquen los reglamentos de la FIFA. En ESTE momento el reglamento de la FIFA dice que el club esta obligado a ceder a los jugadores sub-23, asi que el Barcelona lo tiene que dejar ir y listo. Si no, que se desafilien de la FIFA, a ver como les va.

    La verdad, si no lo dejan ir, espero que se suspenda al jugador y listo.

    Cha

    Respuesta
  • el 22 julio, 2008 a las 14:02
    Permalink

    Ruben: En el caso de Demichelis, Burdisso y Coloccini, los clubes se ampararon en las reglas que estipula la FIFA, y no tienen la obligación de ceder a esos jugadores porque son mayores de 23 años.

    En cambio, el Barcelona está obligado a ceder a Messi, de sólo 20.

    Loncho: Coincido con vos, con la salvedad de que si hay leyes y reglas escritas, hay que saber cumplirlas, aún cuando éstas nos perjudican Sino, no tiene sentido que existan esas reglas.

    Saludos!

    Respuesta
  • el 22 julio, 2008 a las 13:45
    Permalink

    Hay otra forma de verlo. Messi no sería el jugador de fútbol que es si el Barcelona no hubiera invertido tiempo, dinero y biotecnología en él (sin contar con las descabelladas sumas que le pagan anualmente, claro). No es descabellado que ahora el club pretenda cobrar los dividendos de semejante inversión.
    Hay que tener claro que son los clubes los que mantienen económicamente a los jugadores y una -razonable- indemnización en caso de lesión en los partidos jugados en sus selecciones nacionales no siempre alcanza a cubrir los perjuicios que sufren los clubes cediendo a sus jugadores.
    Por lo demás, cada jugador sabe la capacidad de negociación que tiene en su club y cuál es el grado de tensión que puede y/o quiere generar.

    Respuesta
  • el 22 julio, 2008 a las 12:05
    Permalink

    no puedo creer todavia que messi caiga en esta. la guita se la puede ganar vendiendo calzoncillos… será como dicen que JG está a favor de que no vaya? ahí si q estamos listos che

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.