Rumbo al Mundial Rusia 2018. #50GrandesMomentos: 41 – El Gol de Oro

En su afán de optimizar los tiempos, evitar la especulación de los penales y a la vez hacer más entretenido el juego, la FIFA probó en el Mundial de Francia 1998 con una innovación: cuando un partido de eliminación directa finalizaba empatado, el equipo que convertía el primer gol en la prórroga era directamente el ganador.

Con el tiempo el método fue eliminado por la FIFA y se volvió al viejo esquema de dos tiempos suplementarios de 15 minutos cada uno, y tiros penales de persistir la igualdad.

Popularizado como El gol de oro, esta curiosa, y luego retirada, manera de definir un partido sólo pudo
utilizarse una vez en toda la historia de los mundiales.

El partido que Francia y Paraguay disputaron por los octavos de final del torneo fue parejísimo. El 28 de junio, en el soleado Stade Félix Bollaert de Lens, el 0 a 0 parecía inamovible.

Ni en los 90 reglamentarios ni en el suplementario los locales encontraban huecos en la férrea defensa
guaraní, ni los visitantes lograban llegar con peligro al arco defendido por Fabien Barthez.

Pero cuando restaban 7 minutos y el desenlace parecía tomar un rumbo directo a los penales, y en uno de los tantos desesperados intentos de los galos, Robert Pires envió un centro al área, Zinedine Zidane, paradito en el punto penal apenas tocó la pelota con su cabeza pero lo suficiente para dejársela servida a Laurent Blanc, quien desde casi el ángulo izquierdo del área chica definió el encuentro, pese a la rápida salida de José Luis Chilavert.

La falta de costumbre en eso que en el barrio llamamos “Mete gol gana” hizo que al comienzo Blanc y
algunos de sus compañeros no comprendan que el partido se había terminado. Incluso Barthez, en el arco
de enfrente, se demoró en salir corriendo a abrazar a sus compañeros. Y hasta algún hincha desatento le
preguntaba al de al lado por qué se abrazaban si todavía faltaban siete minutos…

La imagen de Chilavert levantando uno por uno a sus abatidos compañeros fue realmente conmovedora, porque los paraguayos realmente tuvieron en jaque al que luego se consagró campeón del mundo. Sin
dudas, fue el equipo que más complicó a los locales en toda la competición.

El tanto de Blanc fue el único Gol de oro de toda la historia de los mundiales, porque la FIFA finalmente comprendió que esa manera de sentenciar el partido, no sólo no erradicaba la especulación, sino que la aumentaba, porque los equipos que se sentían inferiores, ya sea física o futbolísticamente, se protegían cerca de su arco a fin de evitar un gol rival y así aguantar y llegar a los penales.

Este sistema de definición, también llamado Muerte súbita, dejó de utilizarse en partidos oficiales en 2004.

  • Este texto forma parte del libro 50 Grandes Momentos de los Mundiales, publicado por Ediciones Al Arco en 2014 y repartido por el Ministerio de Educación de la Nación, de manera gratuita, en todas las escuelas públicas de la Argentina.El libro se puede leer en este mismo sitio, o descargar en pdf, Todos los derechos reservados.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *