Rumbo al Mundial Rusia 2018. #50GrandesMomentos: 20 – La copa se mira, se toca (se esconde, se roba y se funde)

El Trofeo que la FIFA le entregó a los campeones de cada Mundial entre 1930 y 1970 inclusive, se llamó primero Victoria y luego, exactamente desde 1946, Jules Rimet, en reconocimiento al presidente francés de la FIFA, pieza fundamental a la hora de crear la nueva competición de selecciones.

La Copa, diseñada por el francés Abel Lafleur, estaba hecha de plata esterlina chapada en oro, y tenía una base azul de lapislázuli. Medía 35 centímetros de altura y pesaba 3,8 kilos. La forma era la de una copa octagonal, sostenida por una figura alada que representaba a Niké, la diosa griega de la victoria.

Este hermoso trofeo corrió riesgo de desaparecer en varias ocasiones. Como era lógico, el campeón de 1938, Italia, lo retuvo hasta el siguiente torneo.

Pero llegó la Segunda Guerra Mundial y los torneos de 1942 y 1946 se suspendieron. Ottorino Barassi, vicepresidente italiano de la FIFA y presidente de la Federación Italiana de Fútbol, re tiró en secreto la Copa de un banco ubicado en Roma, y la escondió dentro de una caja de zapatos para evitar que los nazis no se la robaran.

El plan fue un éxito. Tiempo después, en Inglaterra, más precisamente el 20 de marzo de 1966, la Copa Jules Rimet fue robada durante una exhibición pública en el Salón Central de la tienda Westminster. La desesperación fue total, porque solo quedaban cuatro meses para el comienzo del torneo organizado por Inglaterra. Por suerte, un perro llamado Pickles la encontró envuelta en un diario, en un pozo de un jardín suburbano de una zona de Londres llamada Beulah Hill y los británicos respiraron aliviados, además de convertir en héroe nacional al pichicho.

En México 1970, Brasil ganó el Mundial por tercera vez, y como solía pasar entonces, se quedó para siempre con la Copa. Y lamentablemente, como dice el refrán, la tercera fue la vencida, porque el 19 de diciembre de 1983, un grupo de ladrones se la robó de una exhibición en la sede de la Confederación
Brasile- ña de Fútbol en Río de Janeiro. Aunque parezca insólito, el trofeo estaba protegido por un cristal antibalas, pero en su parte posterior apenas tenía una madera, que fue fácilmente vulnerada por los atacantes. Si bien los acusados (los brasileños Sergio Pereira Alves, Antonio Setta, José Luis Vieira
y el argentino Juan Carlos Hernández) fueron detenidos y enviados a prisión, el trofeo jamás fue hallado, y se sospecha que fue fundido para ser vendido como oro.

  • Este texto forma parte del libro 50 Grandes Momentos de los Mundiales, publicado por Ediciones Al Arco en 2014 y repartido por el Ministerio de Educación de la Nación, de manera gratuita, en todas las escuelas públicas de la Argentina.El libro se puede leer en este mismo sitio, o descargar en pdf, Todos los derechos reservados.

Pablo Lisotto

Nació en la Argentina en 1975. Es Licenciado en Periodismo (TEA 1998). En marzo de 2006 creó www.damepelota.com.ar, por el cual recibió diferentes premios y reconocimientos (por ejemplo, fue invitado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012). Actualmente cubre la actualidad de Boca Juniors para la sección Deportes del diario LA NACIÓN. Escribió seis libros: "50 Grandes Momentos de los Juegos Olímpicos", "50 Glorias del deporte olímpico", "50 Grandes Momentos de los Mundiales de fútbol" y "50 Grandes Momentos de la Copa América" (Al Arco, 2012, 2014 y 2015. Se pueden leer gratis en este sitio) y "Hazañas y Leyendas de los Mundiales" (Atlántida, 2014) y "Hazañas y Leyendas de los Juegos Olímpicos" (Atlántida, 2016). A fines de 2012 recibió una Mención Especial de ADEPA, en la categoría Deportes. Es especialista en Olimpismo y en Mundiales de Fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *